Condenan a 20 años en un psiquiátrico a la acosadora de Paco González

Lorena

sociedad

| 30.05.2016 - 12:56 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado el internamiento en un psiquiátrico por un máximo de 20 años de Lorena Gallego, a quien considera culpable de intentar matar a la mujer del periodista Paco González, pero le aplica la eximente completa de responsabilidad penal por sufrir enajenación mental.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sección 23 de la Audiencia de Madrid considera a Lorena como autora de dos delitos de proposición para cometer asesinato, uno de homicidio en grado de tentativa y otro de lesiones con instrumento peligroso.

No obstante, los magistrados absuelven a Lorena de dichos delitos al concurrir la eximente por trastorno mental y ordenan su ingreso en un centro psiquiátrico penitenciario por un espacio de tiempo no superior a veinte años, a la espera de la evolución de la condenada.

La internan por "la naturaleza duradera de la enfermedad mental" y ante "el elevado riesgo vital que siguen corriendo las víctimas".

Al respecto, entienden que es necesario proteger a las víctimas ya que "no se trata de una patología episódica, sino permanente, constante, encapsulada, que no desaparece, sino que tan sólo con tratamiento adecuado y medicación puede estabilizarse, aunque sin confiar en alcanzar la curación", lo que implica un alto riesgo de peligrosidad.

De hecho, le imponen la prohibición de aproximarse a menos un kilómetro de la mujer y la hija del periodista deportivo y de comunicarse con ellas por cualquier medio durante otros 20 años.

"Lorena Gallego vivía una auténtica y exagerada obsesión: unirse al esposo de su víctima. Y para ello no concebía barreras. Vivía en algo más que una obsesión: en un profundo delirio, habiendo construido una auténtica (para ella) realidad paralela, de tal modo que sus acciones giraban exclusivamente orientadas al enamoramiento alcanzado con respecto a Francisco González", explica la sentencia.

Llegando, añade, "a proponerse un fin tan absurdo desde un punto de vista racional como pensar que eliminando a su esposa, lograría vivir con la persona a quien amaba por encima de todas las cosas".

Es más, señala que Lorena padece un trastorno delirante de tipo erotomaníaco con episodios múltiples, que consiste en enamorarse obsesivamente de una persona famosa, por lo que "no era capaz de frenar su intenso deseo vital".

Además, la Sección 23 de la AP condena a Iván T. P. como autor de un delito de homicidio en grado de tentativa y como autor de los delitos de proposición para el asesinato a la pena de trece años de prisión. Los magistrados absuelven a Iván del delito de lesiones con instrumento peligroso por el que venía acusado. Ambos acusados indemnizaran a la familia de González con 40.000 euros.

La Fiscalía pedía hasta 55 años de prisión para Lorena Gallego, la mujer que intentó matar a la esposa de Paco González en presencia de su hija el 5 de febrero de 2014 y que posteriormente trató de contratar a un sicario desde la cárcel con el mismo objetivo; mientras que para Trepiana solicitó 31 años y medio de cárcel por participar en la agresión a la familia del periodista.

En la vista oral, la procesada dijo que se sentía "muy culpable y muy arrepentida" por lo sucedido. "Era el hombre de mi vida y me enamoré excesivamente de él", explicó en su declaración.

"Quiero pedir disculpas a las víctimas, y a todo aquel que haya sido herido, me siento muy culpable, estoy muy, muy arrepentida, no paro de arrepentirme cada día de mi vida", señaló la acusada.

Ahora bien, se refirió a Gónzalez como el hombre de su vida. "Era el hombre de mi vida y me enamoré excesivamente de él", aseguró la acusada, que planeó el asalto al coche con el fin de simular una infidelidad entre su cómplice y la esposa de González para que la hija lo viera y de esta forma romper el matrimonio. "Pero el plan se nos fue de las manos", destacó la procesada.