Concentración por los tres familiares muertos por intoxicación alimentaria

El matrimonio fallecido empezaba a recoger cartones a las siete de la mañana

sociedad

| 16.12.2013 - Actualizado: 14:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La menor de 13 años que está ingresada en un hospital de Sevilla por una intoxicación alimentaria que, presuntamente, causó la muerte de sus padres y de una hermana en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) evoluciona favorablemente, mientras ha aumentado la tensión política en la localidad tras este suceso.

Los vecinos de la familia fallecida y apoyada por el movimiento 15M, han realizado una concentración a las puertas del Ayuntamiento de la localidad, en la Plaza del Duque, como señal de protesta ante la tragedia que este sábado acabó con la vida de una joven de 14 años de edad y sus dos padres por una intoxicación alimentaria.

El hombre, E.C., de 61 años, y su mujer, C.B., de 50, no eran demandantes habituales de los servicios sociales municipales, a los que sí habían recurrido en alguna ocasión, según ha dicho a Efe la delegada municipal de Asuntos Sociales de la localidad, Mariló Gutiérrez, ni tampoco percibían ayuda de Cáritas desde hace algo más de dos años, lo que también habían hecho de forma no habitual.

Algunos vecinos han dicho a Efe que cuando E.C. obtenía un palé completo de algún alimento, como zumos envasados en cajitas, ofrecía algunos a otras familias de su bloque y del barrio.

El fallecido era fontanero en paro, trabajó para una aseguradora y perdió el empleo al inicio de la crisis, y era padre de otros dos hijos mayores de edad, fruto de una unión anterior, un varón que vive en la Comunidad Valenciana y una mujer que tiene su propia familia, reside en Alcalá de Guadaíra y que, según fuentes municipales, se ha mostrado dispuesta a hacerse cargo de su hermana de 13 años cuando salga del hospital.

Los familiares de los fallecidos han mostrado su disgusto con las informaciones que han asegurado que la familia buscaba comida en las basuras, según ha explicado Mariló Rodríguez, quien ha calificado a la familia de "bastante normalizada" aunque "con problemas económicos, como tantas familias en España".

El piso que habitaban, un bajo en un bloque de cuatro alturas sin ascensor, estaba embargado por una entidad bancaria desde hace años, aunque no había orden de desalojo de la familia, según han confirmado Gutiérrez y los vecinos.

Las dos adolescentes asistían regularmente al instituto público y hacían una vida normal, mientras que el padre estaba en trámites para obtener el salario social.

NIEGAN QUE RECOGIERAN ALIMENTOS DE LA BASURA

Miguel Ángel López Rosa, portavoz de la familia de la que tres miembros murieron este fin de semana supuestamente por una intoxicación alimentaria, ha negado hoy que recogieran alimentos de la basura y ha dicho que la Policía tiene en su poder los recibos de los productos que compraron.

En un comunicado leído ante los periodistas en el tanatorio en el que se encuentran los restos de los fallecidos, el matrimonio y una hija, López Rosa ha dicho que no es cierto que la familia estuviera en la indigencia ni alimentándose "en ningún momento" de comida recogida de los contenedores de la basura.

El portavoz de la familia ha desvelado que la Policía tiene ya en su poder los tiques de compra de "todos los productos, así como los productos en sí", con el objetivo de avanzar en la investigación de las posibles causas de los fallecimientos.

Acompañado del alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones (PSOE), el portavoz de la familia ha recordado que los fallecidos habían efectuado una compra de alimentos ante la llegada de la Navidad, y que el padre había prometido a sus hijas -una de ellas ha muerto y la otra está hospitalizada- sus regalos de Reyes.

Asimismo, todos los miembros de la familia tenía planeado realizar un viaje a Azuaga (Badajoz), la localidad de origen del padre, con el objetivo de visitar a unos familiares.

Miguel Ángel López Rosa ha pedido "respeto" en estos momentos de dolor, sobre todo porque hay una niña "que tiene que continuar con su vida" en el pueblo, que por el momento "no sabe nada de lo ocurrido y para la que hay que tener la máxima consideración".

La familia ha agradecido el apoyo del pueblo, del ayuntamiento y del alcalde por haber permanecido "a nuestro lado en todo momento".

TENSION POLITICA

En un comunicado, el portavoz de la agrupación alcalareña de IU, Alberto J. Miranda, ha mostrado su "consternación" por el trágico suceso, y ha asegurado que "estamos atravesando por uno de los peores momentos de nuestra historia, con miles de familias en situación de pobreza". Así, ha trasladado su "más profundo pésame" a los familiares y vecinos de la barriada de Rabesa, "que se encuentran conmocionados ante la gravedad de los hechos ocurridos".

IU relata en la nota que, según han explicado diferentes vecinos al portavoz de la formación de izquierdas en Alcalá, que se ha desplazado hasta la zona donde ocurrió el suceso, "el fallecido era fontanero en paro, trabajó para una aseguradora y perdió el empleo al inicio de la crisis, y era padre de cuatro hijos, dos mayores de edad y dos menores".

Además, señala que el matrimonio fallecido "se levantaba todos los días a las siete de la mañana y salía a la calle para, con la ayuda de una pequeña furgoneta, recoger cartones, cajas de plástico y ropa vieja para obtener algún dinero con su venta".

No obstante, la solidaridad de los pequeños comercios de la zona "hacía que la familia se pudiese alimentar, ya que les regalaban los productos que no vendían o que estaban cerca de caducar, y, tal y como explican los vecinos, la familia no recogía comida de la basura para alimentarse como se dijo en un principio", asegura IU.

Mientras tanto, el Defensor del Paciente va a denunciar hoy ante la Fiscalía de Sevilla la actuación sanitaria de atención a una familia del municipio sevillano de Alcalá de Guadaíra, tres de cuyos miembros murieron el sábado supuestamente por una intoxicación alimentaria.

Según ha informado en un comunicado su presidenta, Carmen Flores, el objeto de la denuncia es investigar si a la vista de la sintomatología que presentaba la familia en la madrugada del sábado, deberían haber sido trasladados desde el primer momento a un centro hospitalario, en lugar de dejarlos en el domicilio.

En opinión de Flores, la Fiscalía debería investigar si se pudieron perder unas horas "que podrían haber sido fundamentales para salvarles la vida".

Igualmente, en el escrito denunciará "la denegación auxilio prestada por los servicios sociales a los que al parecer acudió la familia, y que eran conocedores de su situación", según Flores.

"Es lamentable, y digna de reproche penal, la dejación absoluta que los servicios públicos y sus representantes (sociales/sanitarios) están haciendo ante la situación de pobreza que se está viviendo en este país", ha recalcado Flores.

Según la representante de este colectivo, los poderes públicos están intentando solucionar el problema con la solidaridad de los ciudadanos en operaciones que, pese a la buena voluntad de la gente, jamás van a solucionar el problema de las familias en situación de pobreza.

"Es digno de reproche que millones de familias carezcan de prestación y tengan que estar removiendo en la basura para alimentarse, o buscando comida caducada, o que ante situaciones de marginalidad no se esté prestando la asistencia correcta", ha añadido la presidenta de la Asociación Defensor del Paciente.

Previamente, Flores anunció que ha enviado una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que responsabiliza al Ejecutivo y a todos los partidos políticos de estas muertes.

Flores le adjunta la noticia de este suceso que cree "era de esperar" y recuerda que miles de familias "rebuscan alimentos en la basura".

Por su parte, la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Elena Víboras, ha considerado necesario "reflexionar seriamente" sobre "cómo es posible que ocurran situaciones" como la muerte en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) de tres miembros de una misma familia mientras que la hija pequeña, de 13 años, permanece ingresada a cuenta de una intoxicación alimentaria.

Así lo ha indicado este lunes en Jaén antes de entregar resoluciones de ayuda a ayuntamientos y asociaciones para la ejecución de proyectos en zonas rurales y a preguntas de los periodistas sobre este caso en el que, a la espera de concretar la causa exacta, se baraja la referida intoxicación como causa de los fallecimientos.

"He escuchado esta mañana en la radio al alcalde de Alcalá de Guadaíra, están estudiándolo y si fuese así, sería una desgracia. Espero que una desgracia más relacionada con la crisis no podemos aceptarla y hay que pensar y reflexionar seriamente en qué situación estamos y cómo es posible que ocurran situaciones de estas características", ha declarado la consejera.