Cómo aterrizar en pleno casco urbano de El Puerto de Santa María sin provocar un desastre

Cientos de vecinos pudieron ver cómo un helicóptero se desplomaba en pleno centro de esta ciudad gaditana

Lo increíble que sólo acabaron con heridas los tres ocupantes del aparato

El párroco de la Iglesia Mayor Prioral, testigo privilegiado del accidente

sociedad

| 19.09.2011 - 14:10 h

Jorge Asunción Higueras

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

En El Puerto de Santa María, Cádiz, no se habla de otra cosa y seguro que en breve, de aquí a los próximos Carnavales, una chirigota recordará lo ocurrido ayer por la tarde: un helicóptero como caído del cielo que se precipita en pleno centro de la ciudad, junto a uno de los monumentos más emblemáticos del Puerto, la Iglesia Mayor Prioral. Y lo mejor, sin provocar más daños personales que las heridas en los tres ocupantes del aparato.

La imagen del helicóptero varado en plena calle de San Juan pasará a la historia cotidiana del Puerto de Santa María. Solo la habilidad del piloto pudo evitar el desastre, ya que logró encajar el aparato en una calle que apenas mide 4 metros de ancho.

Testigos del suceso narraban hoy cómo el helicóptero había tratado de tomar tierra en una plaza, al verse en problemas, y finalmente sólo había logrado encontrar un hueco deshabitado en esta calle, paradójicamente en pleno centro de la ciudad.

Eran las cinco de la tarde y para muchos gaditanos la hora de la siesta, puertas adentro de sus casas.

Es lo que le ocurrió al párroco de la Iglesia Mayor Prioral. Es fácil imaginar el susto que tuvo que darse, al comprobar en persona cómo las aspas del helicóptero llegaban a rozar la fachada de su iglesia...

Aún se desconocen las causas del accidente. Todo apunta a un fallo mecánico. El aparato sobrevolaba la costa gaditana y había partido esa mañana desde Jerez de la Frontera, con destino a Málaga. A bordo llevaba dos fotógrafos extranjeros que estaban tomando imágenes para un diario digital austriaco.

Afortunadamente nuestros compañeros se recuperan de sus heridas y nada hace temer por sus vidas.