Cola multicultural en Gran Vía para comprar la colección de Kenzo para H&M

sociedad

| 03.11.2016 - 16:52 h
REDACCIÓN
Más sobre: H&MSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Como si respondieran a la imagen del catálogo de Kenzo, más de un centenar de personas de diferentes razas, sobre todo asiáticos, han formado cola desde ayer, durante unas 17 horas, para adquirir prendas de la colección cápsula de la firma japonesa para H&M, que se ha vendido en tandas de 10 minutos.

La colección de Kenzo para H&M, que ha salido hoy a la venta en 64 países, y en España en 5 ciudades (Madrid, Barcelona, Bilbao, Marbella y Palma de Mallorca), ha congregado a las puertas de una de las tiendas de la firma sueca, en la Gran Vía de Madrid, a más de un centenar de personas, la mayoría chinos y rumanos, que han pasado la noche a la intemperie.

Los primeros de la multicultural fila, dos amigos rumanos, Razvan de 24 años y Adrián de 27, han permanecido 17 horas en la acera, con la paciencia que da la ilusión de esperar con las ideas muy claras y un presupuesto cerrado.

Los dos sabían que al abrir hoy, a las 10.00 de la mañana, las puertas del establecimiento, irían a tiro hecho, ya que sabían con exactitud las prendas que se iban a comprar, elegidas previamente desde la web de H&M, a falta de "tocarlas" para convencerse de la calidad y gastarse con "mucha ilusión", 600 euros, Razvan, de los 800 de los que disponía, y 160, Adrián, todo lo que tenía.

Eso sí, ambos jóvenes pensaron también en sus novias y aprovecharon al máximo los diez minutos establecidos por la firma para comprar, junto a otras 25 personas, "solo un artículo de la misma talla y producto", ya que la multinacional busca que la colección se agote rápido.

"La exclusividad tiene un precio" y esta colección ha despertado "tanta expectación como las anteriores", ha explicado a Efe Claudia Medina, responsable de Comunicación de H&M, quien ha confirmado que la firma pretende que la colección cápsula "se agote en pocos minutos, por el diseño y las cantidades".

Los diseños, sacados de los archivos de Kenzo de los años 80, muchos de ellos reversibles, han hecho las delicias de Lis, una veinteañera china que se ha gastado 800 euros en un promedio de 8 piezas, mientras otra de sus amigas, se iba pletórica con sus 1.000 euros de compra de ropa y complementos.

Un presupuesto generoso era también el de la salmantina Susana, de 49 años, enfermera de profesión, fiel a esta cita puntual con la moda, ya que acude todos los años a hacer cola desde primeras horas de la madrugada para comprarse, si le gusta, toda la colección, como el año pasado hizo con la diseñada por Balmain.

Prendas que se ha puesto "mucho", lo mismo que piensa hacer con las de Kenzo, aunque reconoce que estos diseños son "para atreverse", pero a ella no le gusta pasar "desapercibida". De la misma opinión es Sandra, también española, que ha ido a hacer cola sin un presupuesto preconcebido, y que opina que para vestir esta colección "hay que tener actitud para saber llevarla, si no acabas disfrazado".

Es la primera vez que en la venta de una colección cápsula se mezclan en una misma planta los diseños masculinos y femeninos, en coherencia con el espíritu de Kenzo, una moda "muy unisex", como explicaba Carmen, de profesión "personal shopper", quien acude todos los años con idea de comprar "lo que surja", porque, si hace falta, sacrifica hasta el presupuesto "destinado a los Reyes Magos".

La colección presenta precios para todos los gustos y bolsillos, desde la pieza más barata, unos calcetines de 9,9 euros, a la más cara, un vestido bordado multicolor de 399 euros.

Kenzo es la última firma hasta la fecha con la que H&M ha creado una colección exclusiva, tras su colaboración con casas como Balmain, Stella McCartney, Comme des Garçons, Jimmy Choo, Lanvin, Marni, Maison Martin Margiela, Isabel Marant, o Karl Lagerfeld, con quien empezó dichas colaboraciones anuales, en 2004.