Cinco detenidos por colocar artefacto en El Pilar que iban a volver a atentar

Los detenidos son muy peligrosos según el ministro del Interior

Colocaron también un artefacto, que no llegó a explotar, en la catedral de La Almudena

Acusados de un delito de estragos terroristas,

sociedad

| 13.11.2013 - Actualizado: 16:14 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía Nacional ha detenido, cuando planeaban atentar de nuevo en otra iglesia, a las cinco personas que presuntamente colocaron un artefacto explosivo en la basílica del Pilar de Zaragoza el pasado octubre, dos de las cuales habían sido procesadas en Chile por hechos similares.

Los arrestados declararán mañana ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco por un delito de estragos terroristas, mientras la operación continúa abierta.

El artefacto explotó el pasado 2 de octubre en el Altar Mayor de la basílica causando destrozos y un herido, además de "una profunda indignación y conmoción en la población aragonesa", según ha dicho el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, durante la comparecencia de prensa en la que ha informado de las detenciones.

COLOCARON UNA BOMBA EN LA ALMUDENA

Los investigadores han determinado que los arrestados pertenecían al Comando Insurreccional Mateo Morral y se dirigieron desde Barcelona, donde residen, a Zaragoza en transporte público, llevando consigo el artefacto que luego colocaron en la basílica.

Ese comando anarquista reivindicó tanto esta acción como la colocación de un artefacto, que no llegó a explotar, en la catedral de La Almudena de Madrid el pasado 7 de febrero.

La Policía reconoce que ambos sucesos tienen "muchas similitudes" pero aún no se ha podido precisar si los arrestados ahora son los autores de los dos.

La investigación ha culminado con la detención la pasada madrugada de los dos supuestos autores materiales, su colaboradora y otras dos personas implicadas.

Francisco Javier Solar Domínguez, nacido en 1979 en Santiago de Chile, y Mónica Andrea Caballero, nacida en 1988 en la capital chilena, fueron juzgados en el denominado "Caso Bombas", un procedimiento judicial en el que se procesó a doce personas como integrantes de organización terrorista y responsables de la colocación de más de treinta artefactos entre 2006 y 2009 en Chile, algunos en templos.

INSTALADOS EN BARCELONA

Según la fiscalía chilena, Francisco Javier Solar intervino en la preparación y colocación de los artefactos incendiarios. Fue sorprendido en 2009 y en 2010 con material explosivo y con documentación que le comprometía.

Mónica Andrea Caballero fue acusada por la fiscalía chilena de participar en la colocación de un artefacto en la Iglesia de los Sacramentos de Santiago de Chile el 21 de noviembre de 2009.

Ambos fueron absueltos "por un problema de tipo procesal", según ha reconocido el ministro, y se habían instalado en Barcelona.

Los otros tres arrestados son Valeria Giacomoni, nacida en 1979 en Italia, Rocío Yune Mira Pérez, nacida en 1982 en Chile y Gerardo Damián Formoso, nacido en 1980 en Buenos Aires, ha informado el Ministerio del Interior. Los dos últimos han sido detenidos después que el resto, en los registros practicados en la operación.

Fuentes de la investigación han precisado que la mujer italiana buscó cobijo a la pareja de chilenos y el grupo tenía pensado atentar en breve contra otra catedral.

ACUSADOS DE UN DELITO DE ESTRAGOS TERRORISTAS

La investigación ha sido dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, cuyo titular les tomará declaración el viernes acusados de un delito de estragos terroristas, según han asegurado fuentes jurídicas.

El magistrado Eloy Velasco decidirá entonces sobre su ingreso en prisión, ya que el delito por el que se les acusa (el 572 del Código Penal) está castigado con penas de cárcel de quince a veinte años.

El ministro del Interior ha afirmado que "aunque (el comando) se denomina anarquista e insurreccionalista, estaba muy organizado y tiene amplias conexiones internacionales" y ha incidido en que los arrestados destacan por su "extrema profesionalidad y peligrosidad".

Por su parte, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha recalcado que estos arrestos "muestran la determinación de la Policía contra el terrorismo" y ha felicitado a los agentes.

El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, ha asegurado que la colaboración ciudadana ha sido "determinante" para estas detenciones.