Científicos norteamericanos consiguen por primera vez células madre humanas por clonación

Creen que podrían usarse para sustituir las células dañadas por enfermedades o lesiones

Matesanz cree que se tardará, al menos, una década en clonar órganos vitales

El presidente de la Sociedad Internacional de Bioética destaca el "importante paso" dado pero pide no crear expectativas clínicas

sociedad

| 16.05.2013 - 12:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un equipo científico en Oregón (EEUU) anunció hoy que ha reprogramado células de piel humana para que actúen como células madre, lo que puede abrir la vía a la clonación con fines terapéuticos de órganos humanos.

El hallazgo, de enormes consecuencias, suscitó inmediatamente reacciones contrapuestas y tanto la Iglesia Católica como otros adversarios de la clonación humana repudiaron el experimento.

Los científicos creen que las células madre podrían usarse para sustituir las células dañadas por enfermedades o lesiones, y para tratar males como el Parkinson, la esclerosis múltiple, las enfermedades cardiacas y las lesiones de la médula espinal.

El equipo que publicó hoy sus conclusiones en la revista "Cell" lo integran investigadores de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón (EEUU) y el Centro Nacional de Investigación de Primates, y lo encabeza Shoukhrat Mitalipov quien ya logró en 2007 la conversión de células de piel de mono en células madre.

La técnica usada por Mitalipov y sus colaboradores es una variación de un método de uso común, llamado transferencia nuclear de célula somática que consiste en el trasplante del núcleo de una célula, que contiene el ácido desoxirribonucleico de un individuo, a un óvulo al cual se le ha retirado su material genético.

El óvulo no fertilizado se desarrolla y eventualmente produce células madre.

INTERROGANTES ETICOS

Pero según David Prentice, del Family Research Group, "eso ya es un embrión al cual se le deja desarrollar por unos días y luego se le destruye".

"El problema ético es la creación de vida humana específicamente para destruirla en estos experimentos", añadió este experto en declaraciones a Efe.

"Desde el momento en que se 'activa' un óvulo para que se multiplique, es ya una persona humana", defendió.

Prentice comentó que el método es, básicamente, "el mismo empleado en 1996 en el Reino Unido para clonar la oveja 'Dolly"'.

"En realidad, existe una alternativa a la cosecha de embriones: el uso de células madre de adulto que todos tenemos en el cuerpo", dijo Prentice.

"Por qué siguen trabajando en ese método es difícil de entender, es una idea anticuada. Más bien parecen enfocados en la creación de bebés clonados", advirtió.

Por su lado, el arzobispo de Boston, cardenal Seán O'Malley, señaló en un comunicado que la clonación humana, con cualquier propósito, contraviene la responsabilidad moral de "tratar a cada miembro de la familia humana como un don de Dios, una persona con su dignidad inherente".

La declaración de O'Malley añade que "ya sea que se use para uno u otro propósito, la clonación humana trata a los humanos como productos fabricados a medida de los deseos de otras personas".

En el artículo de la revista Cell, Mitalipov señaló que "un examen detallado de las células madre derivadas mediante esta técnica demostró su capacidad de convertirse, al igual que las células madre normales de embrión, en varios tipos diferentes de células, incluidas las células nerviosas, del hígado y del corazón", indicó Mitalipov en el artículo.

"Además, debido a que estas células reprogramadas pueden generarse con material genético del mismo paciente no hay preocupaciones por la posibilidad de rechazo de un trasplante", añadió.

El éxito del equipo de Mitalipov en la reprogramación de células de piel humana provino de una serie de estudios de células humanas y de monos.

Otros intentos anteriores fallidos en varios laboratorios mostraron que el óvulo humano parece más frágil que los óvulos de otras especies y esto fue un obstáculo en los métodos conocidos de reprogramación.

La clave del éxito fue hallar una manera de hacer que los óvulos permanecieran en una etapa conocida como "metafase" durante la transferencia nuclear.

La metafase ocurre en el proceso natural de división celular, o meiosis, cuando el material genético se alinea en medio de la célula antes de que ésta se divida.

El equipo investigador encontró que el mantenimiento químico de la metafase durante todo el proceso de transferencia impedía que el proceso se atascara y permitía que las células se desarrollaran y produjeran células madre.

"PASO IMPORTANTE"

El presidente de la Sociedad Internacional de Bioética, Marcelo Palacios, ha calificado de "importante paso" el alcanzado por los científicos de la Oregon Health & Science University y el Centro de Investigación Nacional de Primates de Oregon (ONPRC) al obtener células madre embrionarias por clonación, aunque ha pedido no crear expectativas clínicas "inmediatas" a los pacientes.

"Este hallazgo es de especial trascendencia y abre un campo extensísimo para la investigación, desde el conocimiento del origen de la vida hasta el desarrollo celular en sí mismo. Además, sus posibilidades de aplicación son bastante grandes porque estas células pueden ser tratadas en el laboratorio, mantenerlas sin desarrollar o programarlas para que se desarrollen como el tipo de células que se deseen obtener, por ejemplo, de tipo hepático, óseo o para tratar enfermedades neurológicas o cardiacas, entre otras muchas", ha explicado Palacios.

Ahora bien, el presidente de la Sociedad Internacional de Bioética ha avisado de que sería "una crueldad" crear expectativas terapéuticas inmediatas a los pacientes ya que, según ha asegurado, la utilización clínica de este hallazgo queda "todavía muy lejana". En concreto, ha apostillado, para que pueda aplicarse en humanos se requieren tomar una serie de pasos y establecer mecanismos previos.

Respecto a la posibilidad de que este descubrimiento abra la puerta a una posible clonación de humanos, Palacios lo ha negado y ha recordado que la reacción "masiva" en todo el mundo es que este tipo de técnicas no puedan utilizarse para crear clones humanos. De hecho, en España la ley 14/1986 de Sanidad sólo permite la utilización terapéutica de células por mecanismo de clonación. "En España la ley permite la clonación con fines terapéuticos pero, bajo ningún concepto, con fines reproductivos. No obstante, y aunque en España estamos muy avanzados en este tema, este es un sentimiento general a nivel mundial ya que el Consejo de Europa lo prohíbe en su recomendación en el protocolo de adhesión a la Convención de Asturias, y la UNESCO y la ONU se han manifestado también en contra de esta práctica", ha zanjado.

MATESANZ: SE TARDARÁ AL MENOS UNA DÉCADA PARA CLONAR ORGANOS VITALES PARA TRANSPLANTES

El director de la Organización Nacional de Trasplantes, Rafael Matesanz, ha afirmado que se tardará, al menos, otra década de investigaciones para conseguir que la clonación de órganos vitales para el trasplante sea una realidad, por eso ha pedido cautela a la hora de valorar la obtención de células madre embrionarias a partir de un proceso de clonación.

A su juicio, el hallazgo de los científicos de la Oregon Health & Science University y el Centro de Investigación Nacional de Primates de Oregon (ONPRC) "es una puerta que se abre, de las muchas planteadas, que trae esperanza pero también cautela".

"Realmente queda mucho para crear estos órganos", por tanto no se verán resultados "ni a medio ni a corto plazo" a nivel clínico.

En cuanto a los límites éticos y científicos de la técnica usada, Matesanz considera que la posibilidad de ampliar la legislación para regular su uso es "discutible". "Un proyecto de esta naturaleza necesitaría ser analizado, hay una serie de comisiones que velan por las garantías en este tipo de investigaciones y sería discutible", ha añadido, al tiempo que se ha mostrado partidario de "no cerrar puertas a la ciencia", siempre con las garantías éticas exigibles, ya que "son muchos los pacientes que se pueden beneficiar de ella".