Científicos ensayan en Río Tinto la primera misión tripulada a Marte

Prueban un equipamiento que les permitiría sobrevivir en el entorno hostil del planeta rojo

La cuenca minera de Huelva tiene una gran similitud con la superficie marciana

sociedad

| 27.04.2016 - Actualizado: 22:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las Minas de Río Tinto son lo más parecido a Marte en la Tierra y es precisamente aquí donde se está llevando a cabo el ensayo de la primera misión tripulada a Marte. La Agencia Espacial Europea ha elegido este lugar para experimentar cómo sería la exploración sobre la superficie marciana. El paisaje de esta zona de la cuenca minera de Huelva es muy parecido al de algunos lugares que ya han sido explorados en la superficie marciana.

Pero en la elección ha tenido mucho que ver también la composición de sus aguas, de alto contenido en hierro y azufre –elementos encontrados igualmente en Marte–, escasez de oxígeno y un ph muy ácido, así como la existencia de una microbiología paralela en ambos escenarios, indicativa de unas condiciones de vida similares.

El director de la misión y responsable científico del proyecto Moonwalk, Víctor Parro, cree las condiciones en Marte en cuanto a mineralogía pueden ser, y de hecho son, muy similares.

COMPENETRACIÓN ROBOT-ASTRONAUTA

Los científicos del Centro de Astrobiología están llevado a cabo los trabajos de preparación para la exploración marciana, entre los que se encuentra el desarrollo y mejora de las técnicas para que un equipo astronauta-robot realice actividades extra-vehiculares.

El robot explorador se conduce tan solo con los movimientos de la mano del astronauta. El prototipo que se ha desarrollado, en el que se incluye inteligencia artificial, permite a ambos comunicarse por un lenguaje gestual, de forma que el robot sigue las órdenes que se le van dando para explorar recursos, tomar imágenes o muestras para analizar.

También se prueba un módulo especial para ambientes extremos y se testan los pesados trajes espaciales que llevarán los astronautas. Por primera vez se ensayan equipos y sistemas para una conquista de Marte no tan lejana, ya que la ESA maneja un plazo de unos 20 o 30 años para que el hombre pise la superficie del planeta rojo.