Cerca de 200 expertos piden un pacto por el talento

La iniciativa Transforma Talento entrega al Rey un informe que diagnostica la coyuntura actual

Padres, alumnos, educadores, científicos o emprendedores apoyan el proyecto

Piden una reforma estructural que integre iniciativas de poderes públicos y sociedad civil

sociedad

| 18.10.2012 - 10:18 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Fundación Everis, en colaboración con la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), Educared de la Fundación Telefónica, Global Education Forum y Universia han hecho entrega a S.M. el Rey en el Palacio de la Zarzuela de la iniciativa Transforma Talento, respaldada por 180 expertos nacionales e internacionales, padres, alumnos, educadores, científicos, emprendedores o empresarios de todos los ámbitos de la sociedad civil. Transforma Talento realiza un diagnóstico de la importancia del talento hoy en España y de cómo lo estamos desarrollando, los objetivos que debemos marcarnos para el futuro del talento y el plan para lograrlos.

Según esta iniciativa, urge que la sociedad civil inicie una transformación hacia el talento que nos permita situarnos de nuevo en el pelotón de cabeza de Europa y el mundo. Algunos datos son esclarecedores de la coyuntura económica actual: tres de cada 10 niños no terminan sus estudios escolares (1.642.000 niños), uno de cada dos jóvenes no encuentra trabajo (2.654.541), uno de cada tres adultos tiene problemas para llegar a fin de mes (10.574.764) y ser pensionista mileurista después de una vida entera de trabajo es un sueño inalcanzable (7.762.380).

El informe revela que España debe asumir que necesita realizar un cambio estructural y transversal, tal y como hizo en otras etapas de la historia reciente. Este hecho supone un desafío lleno de oportunidades y, al mismo tiempo, es un punto de partida con una sólida base de optimismo, puesto que si ya se ha hecho una vez, puede repetirse una vez más. Los desafíos y oportunidades que recoge el informe Transforma Talento, están en manos de toda la sociedad: en los padres, alumnos, educadores, gestores educativos, intermediarios, emprendedores, empresarios, científicos, políticos, gestores públicos, reguladores, legisladores y ciudadanos en general.

Para que España logre esta reforma del talento, el informe propone una serie de actuaciones que requieren cambios estructurales y sistemáticos que caen bajo el paraguas de los poderes públicos. Por otro lado, necesita que se den iniciativas dirigidas a la sociedad civil, que no requieran ni cambios estructurales ni la intervención de dichos poderes públicos.

De este modo, la transformación del talento no se logrará mediante una fórmula basada en reformas "desde arriba" sin contar con la implicación "desde abajo". Está demostrado que ningún sector ha sido capaz de transformarse desde dentro, debido a las fuertes inercias en las que vive inmerso. Todos los grandes cambios se han producido siempre desde fuera.

Necesidad de un consenso entre todos los partidos políticos

Por ello, es necesario un consenso entre todos los partidos políticos para impulsar muchas de las reformas que se necesitan en España, de modo que tengan estabilidad en el tiempo. El informe recalca que en España todas las personas nacen con multitud de talentos que, en lugar de cultivar y mejorar a lo largo de su vida, ya sea en su etapa de formación como en su vida laboral, se van perdiendo de forma paulatina, debido a que el sistema formativo y laboral español ya no es acorde a la realidad actual. Es decir, aunque el ecosistema del talento ha logrado en los últimos decenios grandes avances al compás del llamado milagro español, el modelo actual de desarrollo y puesta en valor de los talentos se ha agotado y tiene graves problemas. Las leyes educativas han sido, en general, acertadas en el fondo de su planteamiento, pero han fallado, principalmente, en la implicación de los agentes y en la ejecución de las medidas en el terreno.

El aparato educativo es excesivamente burocrático, lleno de rigideces y da la sensación de estar estructurado a base de parches. El sistema educativo sigue basándose en los cánones de “cantidad” de escolarizados, y no en la “calidad” de la educación impartida. Además, no se ha contado con la implicación “desde abajo” de los agentes educativos y en particular de los profesores. De hecho, son ellos mismos los que han perdido la confianza en la posibilidad de cualquier cambio.

Dos objetivos principales

Por ello, Transforma Talento propone dos objetivos principales. El primero se basa en completar la revolución pendiente del sistema de desarrollo de los talentos y que el alumno deje de ser un objeto pasivo, para convertirse en el sujeto activo de su educación. Los contenidos educativos actuales están basados principalmente en las capacidades cognitivas de las personas y, aunque estas son unas habilidades imprescindibles en su formación, hay que ampliarlas con el desarrollo de competencias transversales desde edades tempranas. En concreto, desde la infancia deben enseñarse conceptos como abordar problemas, colaborar y trabajar en equipo; comunicar y exponer el conocimiento en público; innovar desde al observación y el pensamiento creativo; y a tener iniciativa, emprendimiento y a gestionar el riesgo y la incertidumbre.

En esta tarea que es responsabilidad de toda la sociedad, se debe fomentar la implicación y las sinergias de las esferas de influencia de cada persona, y en particular, de la familia en edades tempranas. El segundo objetivo del informe es que se configure en España un aparato productivo que fomente la realización plena de cada talento y la combinación de talentos distintos en cada persona. Es necesario que se refuerce al aparato productivo con un nuevo perfil de trabajadores basado en talentos activos y participativos. Urge la aceptación por parte de toda la sociedad de una meritocracia transparente, predecible y equitativa. No se trata de que la persona trabaje más, sino de que lo haga mejor y explote sus talentos por encima de los requisitos estándares.

Cada trabajador debe tener la convicción de que se le recompensará por el rendimiento que logre, y que se le reconocerá, especialmente, por lo que contribuya a la mejora o transformación de su organización. Por ello, es necesario olvidar la fiscalidad basada en el número de horas presenciales en el puesto de trabajo. Es necesaria una transformación hacia la flexibilidad de horarios y la adopción de nuevos medios como el teletrabajo o la telepresencia.

¿Cómo lograrlo?

Para que las iniciativas conjuntas entre la sociedad civil y los poderes públicos tengan éxito, es importante que se lleve a cabo una acción general que mejore el desarrollo de los talentos y, por otro lado, defina estrategias enfocadas a las personas, en función de la etapa educativa en la que se encuentren: la infancia, la juventud y la edad laboral.

Respecto a la educación de los niños, los Poderes públicos tienen la urgencia de crear un marco ampliado de autonomía responsable para los centros escolares. Es decir, que cada centro sea autónomo, pero que su actividad esté vinculada a tramos de su financiación con los logros que obtenga y la capacidad de innovación que demuestre de forma periódica. Asimismo, es urgente una revisión del modelo de contratación y capacitación del profesorado, así como del personal de apoyo escolar. Por último, urge un plan de apoyo desde fases tempranas a grupos en riesgo y a alumnos de altas capacidades.

A estas necesidades urgentes se suman otras complementarias como un plan de integración de las competencias transversales en la Educación escolar; una revisión del modelo de recompensa y reconocimiento de los profesores; medidas de personalización y flexibilización del itinerario educativo; y una hoja de ruta para la integración orientada a resultados educativos.

En cuanto a la sociedad civil, la educación de los niños requiere que se tomen iniciativas como una clasificación independiente e integral de los centros escolares orientada a generar transparencia para la elección por parte de los padres. Asimismo, es necesaria la creación comunidades escolares digitales, laboratorios en vivo o living labs, que son bases de experimentación que se incorporan a infraestructuras reales que hacen de laboratorios y la función real de aquello que están investigando.

Para el colectivo de los jóvenes en formación universitaria, también urge un marco ampliado de autonomía responsable para las universidades; un nuevo esquema profesionalizado, efectivo y ágil de gobernanza universitaria; un plan de incentivos para conectar la Universidad con el aparato productivo; y una revisión del modelo de contratación del personal universitario que fomente la movilidad interna y externa. Transforma Talento también propone medidas complementarias como el refuerzo a la estrategia de becas para que sea más equitativa y al mismo tiempo exigente.

Por parte de la sociedad civil se debe promover una clasificación independiente como la de las escuelas, y un benchmarking universitario independiente. Respecto a las acciones dirigidas a la mejora del desarrollo de los talentos en adultos, el informe detalla que es urgente prestar especial atención a la formación ocupacional y formación continua. Los Poderes públicos deben crear un nuevo modelo de transparencia orientado a los logros de evaluación y financiación, para la formación ocupacional y continua. Urge también la creación de un sistema unificado e integrado que gestione las competencias de la población activa a lo largo de su vida profesional.

En cuanto a la sociedad civil, es necesario que se cree una clasificación independiente de centros de formación ocupacional o continua, para mejorar el talento en el colectivo de los trabajadores. El informe recoge también la necesidad de generar competitividad entre las empresas que mejor formen a sus empleados; en definitiva, crear un modelo de contratación y de carrera profesional que promueva la transparencia y la meritocracia.