Centenares de miles de mujeres salen a las calles de las ciudades españolas

En Madrid la manifestación del Día Internacional de la Mujer colapsa el centro

170.000 manifestantes en Madrid según la delegación del Gobierno o un millón según las organizadoras

Bajo lemas como "Paramos para cambiarlo todo" o "Si nosotras paramos, se para el mundo"

CC.OO eleva la participación en la jornada de paros a los 6 millones de mujeres

Tono reivindicativo y festivo, denominador común de la jornada

sociedad

| 08.03.2018 - Actualizado: 22:21 h

Redacción Agencias

Centenares de miles de mujeres han salido a las calles de las ciudades españolas como colofón a una jornada reivindicativa coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer y bajo lemas como "Paramos para cambiarlo todo" o "Si nosotras paramos, se para el mundo". Un millón de personas, según las organizadoras, y 170.000 según la Delegación del Gobierno se manifestaron este 8 de marzo, Día de la Mujer, en Madrid, llenando el centro de la capital de voces que reivindicaban "justicia e igualdad para las mujeres" y convirtiendo la marcha en una convocatoria histórica, por la enorme participación registrada que colapsó todo el centro de la ciudad por la gran afluencia de público.

En la marcha estában socialistas como Pedro Sánchez, Cristina Narbona o Carmen Calvo portando una pancarta de los socialistas madrileños en la que se puede leer "Siempre contra el machismo", además de dirigentes de Podemos, como Lorena Ruiz Huerta, y de Ciudadanos, Begoña Villacís, y personajes del mundo de la cultura como la cantante y actriz Ana Belén.

CC.OO ha elevado la participación en la jornada de paros a los 6 millones de mujeres.

Una marea morada incontable e incansable, como una primavera anticipada, invadió las calles de Madrid copando todos los rincones y sobre todo demandando "justicia e igualdad para las mujeres", porque de eso se trataba, al tiempo que alertaron al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que "las mujeres estamos en lucha" y se preguntaban "dónde está la ministra de Igualdad".

PARA LA HISTORIA DE "ESPAÑA"

La Comisión del 8 de Marzo, la plataforma de organizaciones de mujeres que ha coordinado esta huelga feminista, considera un éxito el seguimiento de la convocatoria. Inés Gutiérrez, una de las voceras de la comisión, aseguró que "ya formamos parte de la historia de este país", aunque reconoció que aún está pendiente "el desafío de hacer realidad nuestras demandas". "Es evidente que esta huelga ya forma parte de la historia", resaltó Gutiérrez. Sin embargo, añadió que la lucha feminista "ni empieza hoy ni termina mañana", ya que no pararán hasta que "se cambien las actitudes" y "las formas de pensar".

Julia Santos, otra de las voceras -como llaman a sus portavoces- de la Comisión 8 de Marzo, señaló que "hoy generaciones de mujeres nos hemos unido" y agradeció la colaboración de "todas las personas que han permitido que la huelga salga adelante" y "le han dedicado un poco de tiempo", al tiempo que recordó a aquellas mujeres que, por estar cuidando de alguna persona dependiente, no han podido manifestarse ni hacer huelga.

Era la hora de las mujeres que se emocionaban ante una Cibeles morada que se sumaba también a la manifestación. Allí estaban las profesoras, las enfermeras, las médicas, las abogadas, las periodistas, las estudiantes, las limpiadoras, las peluqueras... todo el universo laboral femenino, junto a políticas como Carmen Calvo, secretaria de Igualdad del PSOE, que celebró el "tirón a la conciencia" de todo el país que ha supuesto la huelga feminista para seguir construyendo la democracia respetando los derechos de todas las mujeres.

A su lado, el líder del partido, Pedro Sánchez, que llegó a las siete menos dos minutos a la pancarta socialista porque el atasco en Madrid era monumental, que ensalzó las movilizaciones feministas en España por la "vitalidad democrática" que demuestran, lo que entiende como un "compromiso social que trasciende lo ideológico" y "une a hombres y mujeres en una causa que es de justicia". Remarcó que a partir de mañana hay que "seguir con la lucha", con iniciativas como la que ha presentado el Grupo Socialista bajo el nombre de Ley de igualdad laboral, que, además de la brecha salarial, quiere "abrir nuevos debates como la conciliación de la vida laboral y personal", que sufren sobre todo las mujeres por "el reparto inequitativo de las labores del hogar".

SINDICATOS

Los sindicatos también tuvieron protagonismo en la manifestación, como la secretaria de Mujeres e Igualdad de CCOO, Elena Blasco, que exigió al Gobierno y a los empresarios que establezcan medidas activas para "acabar con la desigualdad y la discriminación" de las mujeres.

Por su parte, la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, destacó que la huelga parcial de dos horas por turno convocada por CCOO y UGT "ha sido un éxito" y señaló que "la pelota está ahora en el tejado del Gobierno".

Decenas de miles de mujeres anónimas tenían ganas de reivindicar y decirle al mundo entero que cuando muere una mujer víctima de la violencia de género "no es una muerte, es un asesinato", que "gritamos porque estamos vivas, aunque no sabemos hasta cuándo", y se preguntaban también "dónde están, no se ven, los votantes del PP", al tiempo que demandaban "menos crucifijo y más trabajo fijo".

JÓVENES

A lo largo y ancho de la manifestación, miles de jóvenes se hicieron especialmente visibles. Dos de ellas son Sandra y Alba, estudiantes de Bachillerato en un instituto madrileño que reconocen haberse movilizado porque "somos el futuro", por lo que "si no nos concienciamos nosotras, no se va a concienciar nadie".

Su clase amaneció prácticamente vacía: "En la nuestra han ido solo dos personas. Estamos todos aquí y de hecho nos hemos ido encontrando", aseguró Alba. No obstante, según reconoció su compañera, "los chicos también se han sumado a la huelga, pero se han quedado en casa", cuando, a su juicio, "deberían estar aquí con nosotras".

"En nuestro entorno hay bastante conciencia feminista, aunque hay confusión sobre lo que implica y se están mezclando muchos conceptos que no tienen nada que ver", explicó Sandra, para continuar sin descanso con la proclama que sus compañeras vociferaban en ese momento: "Tranquila, hermana, aquí está tu manada", en alusión a la chica presuntamente agredida sexualmente en los Sanfermines de 2016 por un grupo de chicos que se hacían llamar 'la manada'.

MILES DE PERSONAS EN LA MANIFESTACIÓN DE BARCELONA

Miles de personas, la mayoría mujeres, se congregaron asimismo en el cruce entre la avenida Diagonal y paseo de Gràcia para iniciar la manifestación convocada por el Día de Mujer, que ha arrancado pasadas las 18.30 horas. La manifestación, bajo el lema 'Nos paramos para cambiarlo todo', recorrerá las calles hasta la plaza Catalunya, para clamar contra las violencias machistas y las discriminaciones de género, en una marcha enmarcada en el paro internacional y la huelga laboral, de cuidados, estudiantil y de consumo.

La cabecera formada por mujeres del movimiento feminista y de comisiones de barrios, pueblos y sectores, seguida por un espacio mixto con representantes de movimientos sociales, sindicatos, plataformas, partidos políticos y ciudadanía.

Las manifestantes, entre las que había mujeres de todas las edades, abuelas, muchas madres con sus hijas y escolares, desfilan coreando gritos como: "¡Visca, visca la lluita feminista!" o "Sin las mujeres no hay revolución".

Un numeroso colectivo de camareras de hoteles participan también en el acto y corean cánticos como: "¡Por un euro y medio, que limpie el hotelero!".

Marta Padrós, representante del movimiento que ha organizado la huelga feminista, ha declarado a Efe que han tenido que comenzar la manifestación 15 minutos antes de lo previsto "porque el paseo de Gràcia estaba desbordado". Además del paseo de Gràcia, otras calles adyacentes también están abarrotadas "y hay más gente que nunca", ha señalado Padrós, que ha valorado positivamente la jornada de huelga porque "ha servido para visibilizar a la mujer trabajadora".

MAREA VIOLETA EN EL CENTRO DE VALENCIA

Una multitudinaria marea violeta recorre el centro de València con una cabecera multicultural formada por varias mujeres --entre ellas algunas de religión musulmana-- y de diferentes nacionalidades encabeza esta marcha, que ha arrancado al grito de 'Mujeres unidas, jamás serán vencidas'.

Una 'perfomance' de un abrazo conjunto de mujeres ha dado el pistoletazo de salida a esta marcha, que ha partido con un alegato: 'Miradnos, somos la luz de nuestra propia sombra'.

Bajo el lema de cabecera 'Si les dones parem, s'atura el món', al hilo de la huelga, los paros y las marchas en el resto de España, la manifestación recorre el centro de València en dos bloques: uno de mujeres y otro mixto con hombres, en el que se integra la pancarta de la Generalitat Valenciana, portada por el 'president' Ximo Puig, entre otras autoridades.

A lo largo de esta multitudinaria manifestación se reparten numerosas pancartas, con lemas como 'Somos el grito de las que no tienen voz'; 'Os ofende más una mujer libre que asesinada'; 'Si tocan a una, nos tocan a todas', o 'No queremos poder sobre el hombre, lo queremos sobre nosotras mismas'. La marea recorre las céntricas calles de la capital valenciana acompañada por batucadas, 'muixerangues' y globos violetas, mientras que numerosas manifestantes lucen pintado en sus rostros el símbolo de la mujer.

El manifiesto unitario de este 8 de Marzo celebra la "alianza" de las mujeres y advierte que "queda mucho por hacer" hasta alcanzar la igualdad entre mujeres y hombres. A partir de la identidad múltiple de las mujeres, lanza un grito de "basta" a agresiones, humillaciones, marginaciones, exclusiones y violencias machistas y un alegato a la libertad: "Somos payas, gitanas, migradas y racionalizadas y nos sabemos lesbianas, trans, bisexuales, inter queer y hetero". También son "las que no están: las asesinadas, las presas".