Caritas: La pobreza severa alcanza ya a tres millones de personas en España, el doble que antes de la crisis

"La pobreza cada vez es más intensa y extensa, y es mayor el debilitamiento de la cohesión social"

En 2012 Cáritas destinó 276 millones de euros a sus proyectos sociales

El número de sus voluntarios aumentó un 9% y ya superan los 70.000.

sociedad

| 10.10.2013 - 14:14 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La pobreza severa (personas que viven con menos de 307 euros al mes) alcanza ya a tres millones de personas. Es más, la desigualdad en España se ha incrementado, lo que coloca al país en el valor más elevado de Europa, según reflejan los datos aportados este jueves por la Memoria 2012 y el octavo Informe de la realidad social de Cáritas.

"La pobreza cada vez es más intensa y extensa, y es mayor el debilitamiento de la cohesión social", denunció el presidente de Cáritas Española, Rafael del Río, durante la presentación de los citados documentos.

De ahí que desde Cáritas se destaque la "misión insustituible que desempeña esta institución en el seno de la Iglesia", como recalcó monseñor Alfonso Milián, obispo responsable de Cáritas en la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPS). Los datos hechos públicos este jueves respaldan esa misión con un mayor compromiso por parte de los españoles.

De hecho, a pesar del aumento de las desigualdades, la solidaridad también se ha incrementado con la crisis. En 2012 Cáritas destinó 276 millones de euros a sus proyectos sociales y vio aumentar un 9% el número de voluntarios, que ya superan los 70.000.

MÁS SOLIDARIOS

Según los documentos presentados por Cáritas, durante el año pasado se recaudaron 25,5 millones de euros más que en 2011, lo que supone un aumento del 10%. Se da la circunstancia de que la mayoría de ese dinero proviene de aportaciones privadas. Los españoles aportaron 27,7 millones de euros más que en el ejercicio anterior, lo que supone 194 millones, que es el 70,20% de los recursos que manejó la organización. El resto fueron fondos públicos (83,3 millones).

Con ello, la red de Cáritas, a través de las parroquias y las diócesis, creó oportunidades para casi cinco millones de personas en situación de mayor exclusión social.

En este sentido, el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, dijo que "cuando muchos hablan de la luz al final del túnel, estamos en el túnel de la fractura y de la pobreza", porque "lo que se ha incrementado es la injusticia social, no los millonarios", algo que afecta a las relaciones sociales de quienes pertenecen a los colectivos más desfavorecidos.

Acogida y atención primaria, empleo e inserción laboral y vivienda, por este orden, fueron los ámbitos prioritarios que se atendieron a través de Cáritas. Desde el inicio de la crisis, la ONG de la Iglesia ha triplicado tanto el número de personas atendidas como el volumen de recursos destinados a ayudas económicas directas a las familias, que fueron de 44 millones de euros el año pasado.

Las mujeres siguen siendo el colectivo más mayoritario de las personas atendidas por la ONG de la Iglesia. Además, la organización ha detectado que son más numerosos los grupos de personas paradas de larga duración, las parejas jóvenes con hijos, mujeres solas con familiares a su cargo y ciudadanos extracomunitarios.

COMPORTAMIENTO 'CONTRACICLICO' DE LA DESIGUALDAD

El secretario general de Cáritas España ha criticado que el modelo económico español se caracterice por un "comportamiento contracíclico de la desigualdad" en la renta, que aumenta en etapas de recesión, pero que no reduce las diferencias cuando se registra expansión económica. En concreto, el 20 por ciento de la población más rica concentra 7,5 más riqueza que el 20 por ciento más pobre.

De la misma forma, denuncia que en los últimos años se ha producido un "decrecimiento de la renta media", lo que supone "un proceso de empobrecimiento de la sociedad", que afecta especialmente a las personas y familias más vulnerables. En este punto, alerta de que "un tercio de las personas atendidas por Cáritas no tiene ningún ingreso".

Asimismo, Mora ha advertido de que el país asiste "a un aumento de la cronicidad", constatado en el incremento de los parados de larga duración, especialmente en el grupo de mayores de 50 años, y en el hecho de que una de cada tres personas atendidas en Cáritas lleva más de tres años demandando ayuda.

Respecto al colectivo inmigrante, ha explicado que el 47 por ciento del total de personas atendidas por la ONG pertenecen a este colectivo y critica las dificultades que encuentran en el acceso a los servicios básicos. "Diversos cambios en las políticas sociales tienen consecuencias negativas directas sobre los más vulnerables, como el cambio en el sistema de prestaciones sanitarias y el grado de cobertura", añade el informe.

En el acto también han participado el presidente de Caritas Española, Rafael del Río, que ha denunciado un "debilitamiento de la cohesión social", a causa de una pobreza "cada vez más intensa y más extensa"; y el obispo responsable de Caritas en la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Alfonso Milian.

Este último ha insistido en la importancia de la misión de atender a los más pobres y ha recordado las palabras del Papa Francisco durante su reunión con el Comité Internacional de Cáritas: "Cáritas es la caricia de la Iglesia para su pueblo. Es su sensibilidad y cercanía".