Cantabria amanece ya "libre de incendios" tras seis días en los que hubo más de 200

Los fuegos se estabilizan en Asturias y el SEPA contabiliza solo 8 focos, todos controlados

El incendio de Bizkaia quedó extinguido de madrugada, tras quemar 130 hectáreas

sociedad

| 29.12.2015 - 09:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Cantabria ha amanecido este martes prácticamente "libre de incendios forestales" después de 6 días en los que se han registrado en la región más de 200 fuegos, según ha informado el Gobierno de Cantabria en su página web. Así pues, no queda este martes "ningún foco activo" en la Comunidad Autónoma "más allá a algún rescoldo, controlado y sin mayor importancia", en la zona de La Capía-Dobra, cerca del pueblo de Sopenilla.

La lluvia caída a última hora de la tarde de ayer dio un respiro en una jornada crítica por el número de focos activos, ha señalado el Ejecutivo regional, destacando también el "gran trabajo" de los cerca de 700 efectivos que se desplegaron en Cantabria para hacer frente al fuego entre la UME; el personal del Gobierno de Cantabria (cuadrillas, guardería de la Dirección General del Medio Natural y bomberos del 112); de la Guardia Civil y voluntarios.

EXTINGUIDOS LOS ULTIMOS FOCOS

Así pues, esta noche han quedado extinguidos los últimos focos que permanecían activos a última hora del lunes en Liendo, Guriezo, Rasines, Ramales de la Victoria, Socabarga y el valle del Besaya.

No obstante, Cantabria mantiene activado el nivel 2 del INFOCANT y continúa en "alerta máxima por incendios" a la espera de evolución de los acontecimientos y del tiempo, ya que la previsión sigue anunciando viento sur, aunque con menor intensidad que ayer, y calor.

Así pues, el Gobierno cántabro asegura que el despliegue de medios, especialmente del personal desplazado por la UME, se mantendrá mientras no se rebaje el nivel de alerta. Y si fuera necesario, siempre que las condiciones meteorológicas lo permitan, hoy se podría incluso movilizar también medios aéreos para combatir el fuego.

LOS FUEGOS SE ESTABILIZAN EN ASTURIAS Y EL SEPA CONTABILIZA SOLO 8 FOCOS, TODOS CONTROLADOS

La lluvia y los trabajos de extinción realizados a lo largo de la jornada de este lunes y la madrugada de este martes han favorecido la extinción de la mayoría de incendios declarados en los últimos días en Asturias. Según han confirmado fuentes del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), en la mañana de este martes había contabilizados ocho incendios, todos ellos controlados y no activos.

La madrugada ha sido "muy tranquila", sin ningún foco nuevo, según las mismas fuentes. Los ocho focos que actualmente vigilan los bomberos se encuentran en Cabrales, Coaña, El Franco, Llanes, Ribera de Arriba, Santo Adriano y Siero.

El dispositivo encargado de las labores de control de incendios visitará a lo largo de esta mañana todos los focos para valorar si están extinguidos o por el contrario siguen humeando como lo hacen ahora. Desde el SEPA han insistido en que los fuegos controlados "están acotados" y humeando dentro del propio perímetro ya quemado. "No hay llamas" han incidido.

EL INCENDIO DE BIZKAIA QUEDÓ EXTINGUIDO DE MADRUGADA, TRAS QUEMAR 130 HECTÁREAS

Del mismo modo, el incendio forestal desatado el domingo en Berango (Bizkaia) se ha extinguido esta pasada noche gracias al trabajo de los bomberos y ayudado por las lluvias que cayeron a medianoche, tras quemar el fuego unas 130 hectáreas, han informado fuentes de la Diputación y de los bomberos. Cuando comenzó a llover anoche se apagaron los últimos focos. Además, amainó el viento, que según los bomberos ha sido el principal problema para controlar el fuego, ya que avivaba continuamente los rescoldos.

A medianoche se retiraron los retenes y quedaron tres personas vigilando el perímetro del incendio en los municipios de Berango y Sopela. Durante el día de hoy permanecen en la zona dos retenes de la empresa Basalán, para seguir controlando que no se reavive.

Este incendio se inició sobre las ocho y media de la tarde del domingo, y según los primeros cálculos se han quemado unas 130 hectáreas de monte. Han sido necesarias más de cien personas trabajando en el lugar, entre bomberos y guardas forestales, y la actuación de dos hidroaviones cedidos por el Ministerio de Medio Ambiente para extinguir el fuego, que no ha causado daños personales ni a viviendas.