Canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II

Más de 800 unidades policiales, 250 de bomberos y 2600 de protección civil garantizarán orden y seguridad

Miles de peregrinos invaden ya las calles de Roma para asistir a las canonizaciones

sociedad

| 26.04.2014 - 12:00 h
REDACCIÓN

El papa emérito Benedicto XVI concelebrará con el papa Francisco la ceremonia de canonización de sus predecesores Juan Pablo II y Juan XXIII del domingo en la Plaza de San Pedro, dijo hoy el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.

Anteriormente la misma fuente había anunciado la asistencia de Benedicto XVI al acto, en el que participarán cerca de 150 cardenales.

Sin embargo, no está previsto que el papa emérito esté en el mismo altar que el resto de los concelebrantes.

Concelebrarán también la misa entre 130 y 150 cardenales llegados de todo el mundo para esta ocasión, así como 1.000 obispos y 870 sacerdotes se encargarán de dar la comunión.

Los más cercanos al papa serán el cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini, el cardenal polaco, histórico secretario de Juan Pablo II, Stanislao Dziwisz, y el obispo de Bergamo, Francesco Beschi, procedente de la ciudad natal de Juan XXIII.

Para esta canonización histórica estarán en San Pedro 24 jefes de Estado y Gobierno y 23 ministros, entre ellos los reyes de España y de Bélgica, además de los presidentes de Paraguay, Honduras, El Salvador, Ecuador, Albania, Croacia, y Polonia, entre otros.

ROMA TOMADA POR LOS PEREGRINOS

La presencia de miles de peregrinos es ya evidente en las calles de Roma a la espera de la canonización de los dos Papas, Juan Pablo II y Juan XXIII, el próximo domingo. Desde primeras horas de la mañana, esta afluencia de peregrinos era evidente en las colas para acceder a la basílica de San Pedro, donde reposan los restos mortales de ambos pontífices, pues las filas recorrían toda la plaza.

Muchos grupos de peregrinos hacían notar su diferencia con los grupos de turistas, pues amenizaban la espera con canciones como 'Pescador de hombres', en polaco o en italiano. Desde primera hora de la tarde, la Via de la Conciliazione, que acaba en San Pedro está ya cerrada al tráfico, lo que refuerza la impresión de estar viviendo las vísperas de una jornada especial.

En torno a la propia plaza, más de una decena de televisiones realizan, casi de continuo, conexiones en directo o preparan reportajes para los servicios informativos. De Costa Rica, de Filipinas, o España, cada pocos metros es posible encontrar una cámara grabando a un grupo de peregrinos. Desde primera hora de la mañana, el metro y los autobuses urbanos de Roma, habitualmente congestionados, recibían numerosos grupos de peregrinos uniformados con gorras rojas, camisetas amarillas o pañuelos azules

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Un total de 800 unidades policiales, 250 unidades de bomberos y 2.600 unidades de protección civil junto a 2.430 unidades de refuerzo garantizarán el orden y la seguridad en Roma con motivo de las canonizaciones de Juan Pablo II y Juan XXIII que se celebrarán este domingo en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

El Comité Nacional para el orden y la seguridad pública, presidido por el Ministro del Interior italiano, Angelino Alfano, ha explicado que para el día de las canonizaciones se han intensificado las actividades de prevención y control del territorio y de los objetivos sensibles con las 2.430 unidades de refuerzo.

Además, ha reseñado que en previsión del elevado flujo de peregrinos y turistas para los días 26 y 27 de abril se han incrementado los servicios de transporte urbano con 2.000 autobuses y se han implementado los servicios de seguridad en las estaciones de tren y en los aeropuertos.

Según ha detallado el Ayuntamiento de Roma, sólo de Polonia está previsto que lleguen cinco trenes especiales con más de 1.000 personas en cada uno.

Hasta el 1 de mayo, se pondrán en práctica también mecanismos para la gestión del tráfico y el control del tránsito de vehículos, así como un plan de limpieza que incluye la instalación de baños portátiles. También se ha dispuesto un plan para el suministro y distribución de agua para los peregrinos y turistas y diversos puntos de primeros auxilios y asistencia a las personas con discapacidad.

Para poder seguir en directo la ceremonia de las canonizaciones, se han instalado cuatro pantallas gigantes dispuestas en zonas clave del centro histórico de la capital italiana. Además, la Basílica de San Pedro estará abierta hasta la 1,00 de la madrugada, pero no estarán expuestos los cuerpos de los dos Papas.

El alcalde de Roma, Ignazio Marino, aseguró el pasado miércoles a la salida del Palacio del Viminale, sede del Ministerio del Interior en Roma, que la ciudad está "muy preparada" para el solemne evento.