Cae una red que llevaba 16 años traficando con mujeres para la prostitución

sociedad

| 18.02.2015 - 08:40 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, compuesta principalmente por ciudadanos nigerianos.

La operación se ha saldado con la detención de cuatro personas en Madrid, dos en Tarragona y una en La Coruña. Durante la investigación se ha logrado la liberación de 12 víctimas, entre las que se encuentra una menor de edad y otra que fue traída a España en el año 2.010 cuando aún contaba con 17 años, ha informado en rueda de prensa la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, el jefe Superior de Policía, Alfonso Fernández Díez y el comisario segundo jefe de la Unidad contra las Redes de Inmigración y Falsedad Documental (UCRIF) de Madrid, Santos Catalina.

La investigación se inició durante el mes de julio del año pasado a partir de informaciones obtenidas tras desarticular otra organización similar, en la que fueron detenidas diez personas y se liberó a cuatro víctimas. Tras varias gestiones llevadas a cabo, la Policía pudo conocer que el principal cabecilla de la organización tenía establecido su centro de mando en un domicilio ubicado en el distrito madrileño de Moratalaz.

El cabecilla, al que llamaban Mister Bush o Tito Godwin manejaba mucho dinero y dentro de su localidad nigeriana "movía muy bien los hilos" para captar a las chicas, ha detallado Fernández Díez. En Madrid quizá se dedicaba a otra actividad paralela legal, aunque contaba con numerosos antecedentes de inmigración ilegal y falsificación.

Después se comprobó que ese individuo realizaba múltiples viajes al año a Nigeria, donde realizaba captaciones de mujeres jóvenes mediante falsas ofertas de trabajo en Europa o, en el caso de ser menores de edad, para realizar estudios en España.

Una vez que accedían al ofrecimiento de trasladarse a Europa en busca de una vida mejor, eran obligadas a formalizar un contrato o a practicar un ritual vudú ante un 'brujo', donde se comprometían a ser siempre obedientes, a devolver el dinero que costara su traslado y sobre todo a no acudir nunca a la Policía para denunciar su situación.

Después de ser sometidas al ritual en su país, llegaba el momento de ser documentadas, siendo trasladadas para este fin a domicilios de la localidad de Lagos (Nigeria), donde las proveían de un pasaporte y visado falsos o bien perteneciente a otra mujer con características similares, manteniéndolas en dicho lugar hasta su traslado a España.

EXPLOTADA CON 15 AÑOS

Tras su llegada a Madrid eran recogidas en el aeropuerto por uno de los sicarios de mayor confianza, el cual les retiraba su pasaporte y se encargaba de alojarles. La Policía ha señalado que es difícil detectar los pasaportes falsos en la frontera.

Transcurridos unos días eran informadas del verdadero motivo de su viaje a España, sabiendo que deberían ejercer la prostitución hasta saldar la deuda contraída con cantidades que oscilaban entre los 45.000 y 60.000 euros como concepto de traslado, una deuda que aumentaba con el alquiler de las habitaciones y con otros gastos como la luz, el agua y la manutención.

Se ha podido comprobar que la red disponía de una amplia infraestructura en Madrid, Córdoba, Málaga, Tarragona, La Coruña e incluso Suiza, donde las mujeres eran explotadas sexualmente, principalmente en clubes de alterne. Una de las víctimas liberadas estaba siendo explotada con tan sólo 15 años.

Las víctimas estaban casi todas repartidas en clubes de alterne en España y alguno en Suiza. Los cabecillas ofrecían a sus dueños un 'book' erótico de las chicas, incluso las menores de edad, que tras las detenciones se han convertido en testigos protegidos. Según ha informado la delegada, un de las chicas acabó trabajando en la calle, en una zona de Vicálvaro.

Tras efectuar las detenciones y llevar a cabo los correspondientes registros domiciliarios, los agentes intervenido una gran cantidad de aparatos electrónicos, dinero en efectivo, un 'book' erótico de las víctimas, 25 teléfonos móviles, todo tipo de efectos de vudú, diversa documentación, así como agendas con la contabilidad de los cobros a sus víctimas.

Según ha revelado el jefe superior de la Policía de Madrid, los documentos encontrados han desvelado que la organización operaba desde 1999 a través de una completa red de 'madames'. La operación sigue abierta, puesto que todas estas bandas tienen contactos comunes. La Policía espera que esta desarticulación posibilite la caída de otras organizaciones paralelas, lo que constituye uno de los objetivos prioritarios de la Jefatura.

CONTRA LA TRATA

La Policía Nacional presentó hace unos días la segunda fase del 'Plan Policial contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual', que incluye una campaña con dos vídeos que informan de las distintas vías habilitadas para canalizar tanto la colaboración ciudadana, como la denuncia de las víctimas.

Estas vías ofertadas son el teléfono gratuito -900.10.50.90- atendido las 24 horas por policías especializados de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, y el correo electrónico trata@policia.es. Ambos medios preservan la confidencialidad de sus usuarios. Además, este plan creó también un espacio propio dentro de la página web oficial de la Policía Nacional: www.policia.es/trata que sirve de canal adicional de información sobre este delito.

La operación desvelada hoy ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid. El caso lo lleva el Juzgado de Instrucción número 48 de Madrid y el Fiscal Especial contra la Trata de Blascas.

El juez ha determinado que se trata de organización criminal, bien estructurada y los siete detenidos se encuentran en estos momentos en la cárcel a la espera de juicio. Dos de las víctimas son testigos protegidos y otra mujer se encuentra en periodo de establecimiento y reflexión para regularizar su situación a cambio de colaborar con la Policía.