Cae una banda dedicada a robar a representantes de joyerías, con 11 detenidos

(Archivo)

sociedad

| 30.12.2013 - Actualizado: 17:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía y la Guardia Civil han detenido a once miembros de una banda criminal "altamente especializada" en el robo a representantes de joyerías, a los que sometían a una estrecha vigilancia para, en un momento de descuido, robarles las piezas que transportaban en sus vehículos.

Los once arrestados, todos de origen sudamericano, se organizaban en dos células itinerantes: una de ellas especializada en el robo de muestrarios de joyería y la otra dedicada a cometer hurtos en entidades bancarias o a asaltar a clientes que acababan de sacar una cantidad importante de dinero del banco, ha informado el Ministerio del Interior.

En una operación conjunta de la Guardia Civil y la Policía Nacional, los agentes han practicado las detenciones en Lérida y en Barcelona y en los registros efectuados se han recuperado joyas por valor de 300.000 euros, 20 relojes de gama alta, varios teléfonos móviles, cámaras de fotos y diversa documentación.

Hasta el momento, los investigadores han esclarecido once sustracciones en las provincias de A Coruña, Lugo, Asturias, Segovia, Huesca, Burgos, Lleida, Valencia, Tarragona y Barcelona.

En concreto, a los arrestados se les acusa de seis robos en vehículos (dos de ellos no consumados) en los que se apoderaron de varios muestrarios de joyería; dos hurtos a personas que acaban de sacar dinero del banco y tres robos con violencia: dos a representantes de joyería y otro una mujer que acababa de sacar dinero de una sucursal bancaria.

"UN GRUPO ALTAMENTE ESPECIALIZADO"

Las indagaciones realizadas han desvelado que estas personas formaban parte de "un grupo altamente especializado", que seleccionaba a sus víctimas cuidadosamente y las sometía a vigilancia durante varios días. Para ello, utilizaban sistemas de vigilancia electrónicos (balizas) para controlar el movimiento de sus vehículos con el objetivo de conocer cuál era el trayecto rutinario que realizaban las víctimas.

Así, utilizando sistemas para inhibir las alarmas, preferiblemente sin usar la violencia, y aprovechando un descuido de los representantes de joyería, los arrestados se apoderaban de las joyas que las víctimas portaban en sus vehículos.

La investigación comenzó en el mes de octubre cuando la Policía y la Guardia Civil tuvieron conocimiento de que un grupo de personas de origen sudamericano había cometido al menos un robo con violencia y dos robos en vehículos de representantes de joyería en las localidades de Santiago de Compostela, A Coruña y Oviedo.

De esta forma, la Policía y la Guardia Civil descubrieron que para dificultar su detección, las dos células en las que se organizaba la banda se movían constantemente por el territorio nacional utilizando vehículos de alquiler que cambian frecuentemente.

Además, se hospedaban en hostales y hoteles en estancias de uno o dos días utilizando documentaciones de Guatemala, México, Colombia y Venezuela para mostrar su identidad. A mediados de diciembre, la Policía y la Guardia Civil detectaron que los arrestados se encontraban en Cataluña y que tenían la intención de regresar a sus países de origen, pues estaban a punto de conseguir el objetivo que se habían marcado.

En ese momento, se logró interceptar un envío a Colombia con diversos relojes procedentes presuntamente de un robo, lo que permitió a las fuerzas de seguridad establecer un amplio dispositivo conjunto de vigilancia sobre los miembros del grupo.

Este operativo culminó con la detención de siete personas en Barcelona, que según se cree tenían preparado un nuevo golpe sobre un representante de joyería al que controlaron durante varios días. De forma paralela, los cuatro componentes de la célula asentada en Lleida fueron igualmente detenidos, de forma que la organización ha quedado desmantelada.