Cae la rama española de una red de hackers especializada en robos en cajeros

8 personas han sido detenidas en una operación conjunta de la Policía Nacional y una agencia de seguridad de EEUU

sociedad

| 29.12.2013 - Actualizado: 14:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Cuerpo Nacional de Policía, en colaboración con la agencia de seguridad de Estados Unidos, ha desmantelado la rama española de una red de hackers responsable de extraer más de 60 millones de dólares en cajeros de todo el mundo.

Los ocho detenidos en España, seis de nacionalidad rumana y dos naturales de Marruecos, fueron interceptados en las localidades madrileñas de Mejorada del Campo y Fuenlabrada, según un comunicado de la Dirección General de la Policía emitido hoy.

Los delincuentes seguían las instrucciones del líder de la banda, un experto informático arrestado en Alemania que era capaz de vulnerar las bases de datos bancarias para inhabilitar las medidas de seguridad y restricciones sobre el uso de tarjetas.

La red actuó el pasado mes de febrero de forma simultánea en 23 países y en pocas horas se hizo con 40 millones de dólares en 34.000 retiradas de efectivo, 446 de ellas en una sola noche en cajeros madrileños, donde la rama española se hizo con 400.000 dólares.

La policía ha practicado tres registros domiciliarios en los que se han intervenido 25.000 euros en efectivo, dos lectores grabadores de tarjetas de crédito, cerca de 1.000 tarjetas vírgenes con banda magnética, material informático, gran cantidad de joyas, documentación y se han bloqueado dos inmuebles por valor de 500.000 euros.

La investigación policial, que se inició en 2007 en Estados Unidos, se precipitó en noviembre pasado a partir de la detención del cabecilla de la organización tras un ataque en el que consiguieron más de 3,5 millones de dólares.

El líder era capaz de atacar las bases de datos de compañías procesadoras de datos para conseguir material altamente sensible de las tarjetas de crédito, lo que permitiría a la organización llevar a cabo la estafa.

Estos arrestos suponen la desarticulación de la mayor parte de la organización asentada en España en el momento en el que comenzaba a reorganizarse para volver a atacar en diversos países de la Unión Europea o Japón.