Cada año se realizan en España entre 60 y 70 trasplantes renales a niños

Lanzan una campaña de concienciación en el Día Mundial del Riñón

Un 10% de la población mundial sufre alguna insuficiencia renal

sociedad

| 10.03.2016 - 15:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La prevalencia de la insuficiencia renal crónica en la edad pediátrica en España es de 256 pacientes, con 32 casos nuevos cada año para los que el trasplante renal es una "excelente opción terapéutica" y de la que se realizan anualmente entre 60 y 70 en el país.

Estos son algunos datos que han ofrecido hoy las sociedades nefrológicas y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en una rueda de prensa con motivo del Día Mundial del Riñón, que este año se celebra bajo el lema "Enfermedad renal y niños. Actúa pronto para prevenirla".

Los expertos han coincidido en que la mejor estrategia para hacer frente a la progresión del daño renal o a la aparición del mismo es la prevención desde edades tempranas, pero hay ciertos casos en los que ésta no es suficiente y se tiene que recurrir al trasplante desde la infancia, tal y como ha señalado la médico adjunto de la ONT María de la Oliva Valentín.

Valentín ha afirmado que en España hay siete equipos de trasplante renal infantil en distintas localidades de Madrid, País Vasco, Cataluña, Valencia y Andalucía, que cada año realizan entre 60 y 70 trasplantes renales a niños.

"Es un dato importante porque nos sitúa entre los países de la UE que tenemos una tasa mayor de trasplante renal infantil, al lado de los países nórdicos, como Suecia y Noruega, y Reino Unido", ha señalado la experta de la ONT.

De estos trasplantes, cuyos pacientes tienen una edad media de ocho años, entre un 25 y un 30 % se llevan cabo con donante vivo, fundamentalmente es la madre y luego el padre, además, se realizan "en muchas ocasiones" incluso antes de que el pequeño paciente empiece la diálisis.

"Son cifras buenas porque en España solo hay 17 niños en lista de espera", ha proseguido Valentín, quien ha apuntado que si un niño desde pequeño requiere un trasplante de riñón es probable que a lo largo de su vida tenga que repetirlo, ya que ese órgano trasplantado tiene una vida aproximada de entre 12 y 16 años.

Tal y como ha explicado el presidente de la Asociación Española de Nefrología Pediátrica, Víctor Manuel García, las enfermedades renales en los niños tienen una génesis muy distinta a las de los adultos, ya que la mayoría de los menores que las padecen son portadores de anomalías del desarrollo renal y genéticas.

El experto ha incidido en la importancia de cuidar la alimentación desde la infancia ya que una dieta rica en sal y en proteínas favorecerá la hipertensión y la creación de cálculos renales.

De hecho, una alimentación inadecuada, según los expertos, puede desencadenar patologías como diabetes e hipertensión, "principales causas" del desarrollo de enfermedades renales.

En este sentido, García se ha mostrado partidario de prohibir "las chucherías ricas en sal" en los niños: "son alimentos absolutamente innecesarios", ha sentenciado el nefrólogo infantil, quien ha asegurado que ha aumentado la tasa de cálculos renales en los últimos 30 años.

Por su parte, la presidenta de la Sociedad Española de Nefrología, María Dolores del Pino, ha recordado que las enfermedades renales afectan a millones de personas en todo el mundo, entre ellos muchos niños que podrían estar en riesgo de en edad temprana, por lo que ha considerado crucial el fomento de la educación, la detección temprana y un estilo de vida saludable.

En el mismo sentido se ha pronunciado el presidente de la Federación Alcer, Jesús Molinuevo, quien ha destacado que la enfermedad renal crónica "es tremenda" cuando la padecen los niños porque, entre otros, se tendrán que someter a tratamientos invasivos: "ni siquiera el trasplante nos cura de la enfermedad", ha dicho.

Para contar de primera mano cómo vive un niño esta patología, ha intervenido Ángel Muñoz, un paciente renal adulto que padece la enfermedad desde los seis años. "Es complicado llevar una vida normal fuera de tu casa acorde con la enfermedad y el tratamiento es complicado y muy duro", ha lamentado.