Cada año se diagnostican 4.500 casos de diabetes en niños y adolescentes

Hoy se celebra el Día Mundial de la Diabetes, que en España afecta a unos 5 millones de personas

Tener mucha sed, orinar mucho, cansarse y adelgazar, principales signos de diabetes tipo I en los niños

sociedad

| 14.11.2014 - 15:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Cada año 4.500 niños y adolescentes son diagnosticados de diabetes tipo 1 en España, una enfermedad con riesgo de complicaciones que se pueden evitar con un adecuado control y gracias a nuevos tratamientos como las bombas de insulina, que permiten alargar un año la vida de los pacientes.

Este viernes se celebra el Día Mundial de la Diabetes, que en España afecta al 13,8 por ciento de la población mayor de 18 años, es decir a unos cinco millones de personas. Entre los niños, la más frecuente es la diabetes tipo 1, cuyo origen está en factores genéticos, aunque también existen desencadenantes como la obesidad o la falta de ejercicio físico.

"Son niños que van a vivir muchos años y el riesgo de complicaciones es muy alto, pero un buen control de la enfermedad retrasará la aparición de estas complicaciones", ha explicado en rueda de prensa Raquel Barrios, de la Unidad de Endocrinología y Diabetes Pediátrica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

En este sentido, uno de los avances tecnológicos que permiten mejorar la calidad de vida de los enfermos, especialmente de los niños, y que incluso aumenta sus años de vida, son las bombas de insulina, que permiten un mejor control metabólico. Sin embargo, a pesar de los beneficios de este tratamiento, menos de un 5 por ciento de los pacientes lo utilizan debido a los costes iniciales y las necesidades estructurales de su implantación.

Otro de los avances son los sistemas de medición continúa de glucosa intersticial, que permiten conocer cuál es el impacto de la comida, el ejercicio o el estrés en el paciente y conocer cómo funciona su insulina a lo largo del día, reduciendo así los riesgos de hipoglucemia o hiperglucemia, sobretodo en los niños.

Los padres con niños diabéticos se levantan varias veces durante la noche para comprobar los niveles de glucemia de sus hijos, ya que ésta oscila a lo largo de la noche y aumenta el riesgo de hipoglucemias nocturnas. Estos sistemas de medición permiten tener información constante de estos niveles y, si están conectados a una bomba de insulina, se pueden reducir los riesgos de hipoglucemia o hiperglucemia.

Estos sensores, no obstante, no están sufragados por la Seguridad Social y es un dispositivo caro por lo que los pacientes que deciden optar por este tratamiento son los que tienen mayor poder adquisitivo.

Barrios ha destacado, asimismo, la importancia de la implicación de los colegios en la lucha contra la diabetes entre niños y adolescentes y ha lamentado que la clase de gimnasia se elimine de los cursos superiores, justo cuando los jóvenes se vuelven más sedentarios.

En este sentido ha coincidido el secretario de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, Miguel Ángel Rubio, quien ha destacado la importancia de que en los colegios haya un nutricionista que supervise el menú y controle el peso de los niños. "Una de cada tres personas que nace ahora llegará a los cien años, pero también una de cada tres padecerá diabetes, lo que hará que su calidad de vida se vea afectada", ha advertido.

Así, ha asegurado que la única manera de controlar esta situación es la prevención, ya que la diabetes tipo 2, la más común en España, está directamente asociada a la obesidad -el 50 por ciento de las personas obesas padecen diabetes-. Por su parte, el presidente de la SED, Edelmiro Menéndez, ha explicado cuáles son los signos de alarma.

En niños, están relacionados con la sed, orinar con mucha frecuencia, el cansancio o un descenso de peso, mientras que en adultos los síntomas son diversos, por lo que ha apostado por los controles periódicos en personas obesas e hipertensas y, en el caso de las mujeres, si han padecido diabetes gestacional.

Para celebrar el Día Mundial de la Diabetes y concienciar sobre la enfermedad, se han organizado una serie de actividades que tendrán su epicentro en Toledo, donde esta tarde se iluminará la fachada de la catedral sobre la cual se expondrán mensajes relacionados con la enfermedad, y donde tendrá lugar mañana la I Marcha Solidaria por la Diabetes.