Baja la cantidad de espermatozoides en los hombres occidentales

La concentración cae un 50% en menos de 40 años, según un estudio

sociedad

| 29.07.2017 - 13:45 h

REDACCION/EUROPA PRESS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La cantidad de espermatozoides entre hombres de paises occidentales ha descendido más de un 50% en los últimos 44 años. Según un macroestudio realizado por investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Icahn School of Medicine en el Monte Sinaí de Nueva York y con participación española, además, la calidad del esperma se ha reducido en este tiempo.

El estudio revela concretamente que en hombres de América del Norte, Europa y Australia, la concentración de espermatozoides ha disminuido más del 50 por ciento en menos de 40 años, lo que indica un deterioro de la salud masculina y una disminución de la fertilidad.

Los investigadores encontraron un descenso de 52,4 por ciento en la concentración de esperma y una disminución del 59,3 por ciento en el número total de espermatozoides en hombres de América del Norte, Europa, Australia y Nueva Zelanda. Por el contrario, no se observó una disminución significativa en América del Sur, Asia y Africa, donde se han realizado muchos menos estudios.

Los hallazgos tienen importantes implicaciones para la salud pública. En primer lugar, estos datos demuestran que la proporción de hombres con recuentos de esperma por debajo del umbral de subfertilidad o infertilidad está aumentando. Además, dados los hallazgos de estudios recientes que reducen el recuento de espermatozoides están relacionados con el aumento de la morbilidad y la mortalidad, la disminución en curso indica graves riesgos para la fertilidad masculina y la salud.

Aunque el estudio actual no examinó las causas de los descensos observados, el recuento de espermatozoides se ha asociado de manera plausible con influencias ambientales y de estilo de vida, incluyendo la exposición química prenatal, la exposición a pesticidas en adultos, el tabaquismo, el estrés y la obesidad.