Cuatro víctimas mortales por los incendios que asolan Galicia

Más de 400 personas desalojadas en Vigo con dos incendios "activos y consistentes"

Trece núcleos gallegos con riesgo para población por los incendios

59 incendios se mantienen activos

sociedad

| 16.10.2017 - Actualizado: 21:16 h

AGENCIAS

La muerte de un septuagenario cuando apagaba un incendio subido a un muro en una parroquia de Vigo eleva a cuatro las víctimas mortales por la ola de incendios que afecta a Galicia.

Según han confirmado a Europa Press fuentes sanitarias, a las 22,10 horas del domingo el 061 recibió el aviso de la caída de un hombre desde un muro en la zona de Rial cuando apagaba un fuego en la parroquia viguesa de San Andrés de Comesaña.

Al lugar acudió una ambulancia medicalizada para atender al varón A.C.S., de 70 años de edad, que ingresó cadáver en el Hospital Alvaro Cunqueiro (HAC) de Vigo.

OTROS TRES FALLECIDOS

Los incendios se han cobrado la vida de otras dos personas en el interior de una furgoneta tras verse en la tarde del domingo atrapadas por el fuego en un incendio en la parroquia de Chandebrito, en Nigrán (Pontevedra).

La hipótesis que se baraja es que las dos personas viajaban en una furgoneta cuando se vieron atrapadas por las llamas de uno de los incendios declarados en la localidad del Val Miñor.

Además, una persona de edad avanzada, vecino de la parroquia de Abelenda, en el municipio de Carballeda de Avia (Ourense), se convirtió en la tercera víctima mortal a causa de la ola de incendios que afecta a Galicia.

Según han confirmado a Europa Press fuentes de la Consellería do Medio Rural, el cadáver de este tercer fallecido fue hallado en un galpón ubicado detrás de su casa.

La hipótesis barajada es que el señor quiso ir a apagar por su cuenta y riesgo las llamas que cercaban su vivienda, pero se cayó y no fue capaz de levantarse, hasta que fue alcanzado por las llamas.

MAS DE 400 PERSONAS DESALOJADAS EN VIGO

Por otra parte, en el término municipal de Vigo permanecen "activos y consistentes" dos incendios, en el Monte Alba y en el Monte Galiñeiro, y focos de escasa entidad en otras áreas, como A Madroa, Freixo, Zamáns, Alcabre, Roteas, Coruxo, y Fragoselo (donde las llamas se acercaron peligrosamente a una vivienda).

Así lo ha confirmado este lunes en rueda de prensa el alcalde, Abel Caballero, quien ha hecho balance de las actuaciones de policías locales, bomberos, y efectivos de Protección Civil en las últimas horas en la ciudad, donde se registraron una veintena de incendios.

Así, según ha relatado, se prendieron diversos focos de fuego en zonas como el Alto de San Cosme, el CUVI, el Monte Cepudo, el Monte Alba, Fragoselo, Freixo, Sobreira, Matamá, la VG-20, la avenida Clara Campoamor, Coruxo, San Andrés de Comesaña, Zamáns, Sampaio, o Vilar, en áreas del rural, pero también en pleno casco urbano, como en Navia, en Espedrigada, el Parque de A Bouza, el monte de O Castro o la plaza de España.

Como consecuencia de los incendios, 400 personas tuvieron que abandonar sus hogares, entre ellas varias decenas de alojados en la residencia de estudiantes del campus de Vigo. Algo más de la mitad fueron trasladadas a 8 hoteles de la ciudad, aunque este lunes a media mañana tan solo quedaban 21 personas en dos establecimientos hoteleros.

"NO FUE ACCIDENTAL"

Con respecto a las causas de los incendios, el alcalde ha evitado pronunciarse hasta que no disponga de los informes técnicos, pero ha precisado que, dado el gran número de focos, distanciados varios kilómetros, y los lugares donde prendieron (algunos en pleno casco urbano) "todo señala que esto no fue accidental".

"Llaman la atención, incendios casi simultáneamente, separados por 2,5 ó 10 kilómetros", ha incidido, y ha añadido que "es sorprendente, por ejemplo, un fuego en la Plaza de España, que no obedece a ninguna lógica".

QUINCE ZONAS DE MAXIMO PELIGRO

Por su parte, El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha denunciado hoy el "terrorismo incendiario" que ha provocado la muerte de cuatro personas y que miles de hectáreas de bosque, aún sin determinar, hayan ardido en más de cien incendios en las últimas horas.

"Nos atacaron indiscriminadamente y no pudieron hacer más daño", ha afirmado Núñez Feijóo en una comparecencia tras una reunión extraordinaria de su gobierno para analizar la situación.

"Galicia no arde sola, a Galicia la queman", ha insistido el presidente gallego, que ha tenido palabras de recuerdo y aliento para los familiares de las personas fallecidas y también para los equipos de extinción y personal del operativo de emergencias.

QUEDAN 13 INCENDIOS CON RIESGO PARA LA POBLACION

Un total de 13 incendios forestales activos en Galicia aún conllevan riesgo real para la población local, tras desactivarse la alerta en los fuegos detectados en Baiona (Pontevedra), Friol (Lugo) y Gondomar (Pontevedra), informa la Xunta.

La provincia de Lugo mantiene en alerta por riesgo para la población los fuegos de Noceda y Donís, en Cervantes, y el de Chavaga, en Monforte de Lemos.

En la provincia de Pontevedra continúan también en esa situación de alerta un total de cinco de los seis incendios, que incluyen los de Ponteareas -que empezó en Padróns- como el más relevante, tras extenderse a los municipios de Redondela, Soutomaior y Pazos de Borbén -donde está el riesgo en Nespereira-, con 1.500 hectáreas de superficie quemada.

Los fuegos de Salvaterra de Miño, en Pesqueiras, cerca de Castelo, y de As Neves, en parroquia homónima, junto al de Paredes, también ponen en riesgo a la población de la zona.

Ourense es la provincia que contabiliza más incendios con peligro para la población, con un total de ocho en el denominado nivel dos de alerta.

Esos incendios son los de San Cristovo de Cea, en Oseira, por proximidad a Pieles; otro en Baños de Molgas, en Betán, por cercanía a Nevoeiro; un tercero en Chandrexa de Queixa, en Chaveán, por proximidad a Vilamaior, en el vecino municipio de Castro Caldelas; otro en Paderne de Allariz, en la parroquia de Cantoña; uno en Lobios, en Araúxo; además de los de A Gudiña y Boborás.