Exteriores confirma la muerte de una ciudadana española en el terremoto de Nepal

La mujer fallecida es la catalana de 37 años Roser Palau y se repatriará "a la mayor brevedad"

La cifra de ciudadanos españoles no localizados se ha reducido este martes de trece a ocho

Aterriza en Barajas el avión con 21 turistas españoles procedentes de Nepal

Fernández Díaz garantiza del interés de encontrar "con vida" a los españoles desaparecidos en Nepal

sociedad

| 05.05.2015 - 07:53 h
REDACCIÓN

La mujer española fallecida a consecuencia del terremoto de Nepal es la catalana de 37 años Roser Palau, que se encontraba haciendo senderismo en el valle de Langtang, según ha confirmado a Efe Xavier Godàs, alcalde de Vilassar de Dalt (Barcelona), población en la que residía.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha confirmado hoy el fallecimiento de una ciudadana española a consecuencia del terremoto en Nepal, ocurrido el pasado 25 de abril, aunque no ha informado de la identidad de la víctima.

En declaraciones a Efe, Xavier Godàs ha explicado que esta mañana el padre de Roser Palau, también residente en Vilassar de Dalt, ha confirmado al ayuntamiento que se había localizado el cadáver de su hija."No sabemos aún las circunstancias en las que se produjo el fallecimiento" de Roser Palau tras el terremoto en el Nepal, ha señalado Godàs, que se ha remitido a un próximo comunicado del ayuntamiento en cuanto tengan más información sobre el suceso.

Los equipos de rescate hallaron en los últimos días los cuerpos de un centenar de personas en el parque nacional de Langtang, muy popular entre los senderistas y una de las zonas más afectadas por el terremoto que devastó Nepal, ya que el seísmo desencadenó gigantescas avalanchas.

El padre de la víctima, Roser Palau, explico a Efe el pasado domingo que su hija se encontraba en el valle de Langtang y que el día del terremoto salió a las 07:30 horas a dar una vuelta por la zona porque no quería ir en grupo.

También recordó que un día antes mandó un correo electrónico diciendo que estaría unos días en una zona de montaña sin cobertura, y que desde entonces no habían sabido nada más de ella.

La repatriación del cuerpo de la mujer tendrá lugar "a la mayor brevedad posible", ha informado en un comunicado el ministerio de Asuntos Exteriores.

OCHO ESPAÑOLES NO LOCALIZADOS

De ayer a hoy, la cifra de ciudadanos españoles no localizados en el país del Himalaya se ha reducido de trece a ocho.

El operativo de rescate desplegado en el valle de Langtang, en la frontera de Tíbet y una de las zonas más afectadas por el seísmo del pasado 25 de abril, ha continuado durante todo el día de hoy.

No obstante, a causa de una fuerte tormenta en la zona, que amenaza la estabilidad del terreno y pone en riesgo la seguridad de los efectivos, la operación ha tenido que suspenderse temporalmente. Las labores continuarán mañana con un refuerzo en el equipo actual, formado por cinco guardias civiles del servicio de rescate en alta montaña.

Mañana ya se incorporarán los otros siete guardias civiles, que trabajarán además con el apoyo de 46 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Este equipo lleva consigo seis perros rastreadores y material de apoyo para llevar a cabo un operativo que permitirá cubrir las zonas más afectadas, concentrándose especialmente en Langtang.Esta zona se encuentra "gravísimamente afectada", tal y como transmitió el domingo el teniente Fernando Rivero al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, tras hacer un primer sobrevuelo de la zona.

El seísmo provocó en Langtang "una avalancha de hielo, piedras y lodo que habría descendido como una ola de barro por todo el valle", explicó hace un par de días el jefe de la diplomacia española. Los siete españoles que estaban en Langtang en el momento del seísmo son el aragonés Mixel Pizarro y la cántabra Isabel Ortiz, los asturianos Sabino Fernández, Jesús Monteirín, Egidio García y Ángel Hernández Muñiz y la catalana Roser Palau.

LLEGAN OTROS ESPAÑOLES

Horas antes de conocerse esta muerte, los 21 turistas castellanoleoneses que se encontraban en Nepal en el momento en el que se produjo el terremoto que ha asolado el país asiático, han llegado a Madrid esta noche sobre las 23,45 horas, cuando el avión en el que viajaban ha aterrizado en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas.

Procedentes del aeropuerto de Estambul (Turquía), donde han hecho escala después de partir esta mañana desde Katmandú (Nepal), los turistas han llegado a Madrid en un avión de la misma aerolínea turca que les trasladó hasta Nepal antes del terremoto.

Dos de los turistas residen en Ávila; otros dos en Segovia y los otros 17 en Valladolid y a su llegada a España han sido recibidos en el aeropuerto por sus familiares. Según ha informado CCOO Castilla y León, los españoles que hoy han regresado acudieron al país asiático con motivo de un viaje cultural organizado por un ateneo cercano a este sindicato.

Con ellos continúa el proceso de retorno a España de los diferentes ciudadanos españoles que se vieron sorprendidos el pasado día 25 por el seísmo de 7,8 grados que arrasó Nepal. El grupo se ha presentado en la zona de llegadas del aeropuerto unido, portando una bandera de CCOO y como ha reconocido el improvisado portavoz, Juan José García, "cansados después de estar todo el día de viaje".

Todos ellos estaban realizando una famosa ruta de senderismo conocida como "el Tour del Annapurna" cuando el seísmo les sorprendió a "cerca de 4.000 metros de altura", como ha señalado García. "Estamos bien pero tuvimos tres momentos de mucha tensión: el primero de ellos con el terremoto; el segundo un día después, con otro temblor y al día siguiente otro con diferentes derrumbes", ha relatado el portavoz.

Una vez superados estos tres días, el grupo pudo comprobar los efectos del terremoto en Katmandú, una ciudad que García etiqueta como "caótica de por sí", pero que durante estos días era "un drama".

"Había casas hundidas, la gente estaba en la calle y muchas personas iban con máscaras, el hedor era insoportable..." rememora García, quien también ha agradecido a los guías y porteadores nativos su profesionalidad ya que fueron ellos los que "rápidamente" les sacaron de la montaña, evitando cualquier problema.

"La montaña casi se viene abajo", ha recordado el turista antes de abrazarse, después de varios días de incertidumbre, a sus familiares que le esperaban en el aeropuerto. Con ellos continúa el proceso de retorno a España de los diferentes ciudadanos españoles que se vieron sorprendidos el pasado día 25 por el seísmo de 7,8 grados que arrasó Nepal.

A día de hoy aún quedan 8 españoles no localizados en el país asiático, según ha informado en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Para encontrarlos, el Gobierno ha desplegado en la zona a un equipo de la Unidad Militar de Emergencias (UME) compuesto por 46 efectivos y siete guardias civiles del servicio de rescate en alta montaña, que se ha unido a los otros cinco guardias civiles que ya trabajaban en el parque nacional de Langtang, una de las zonas más afectadas por el seísmo.

Las últimas cifras oficiales señalan que el terremoto ha dejado al menos 7.250 muertos y 14.122 heridos, una cifra aumentará conforme los equipos de rescate lleguen a los lugares más alejados en los distritos más castigados.

EL HERMANO DE LA CÁNTABRA DESAPARECIDA EN NEPAL SE QUEJA DE ABANDONO Y FALTA DE INFORMACIÓN

El hermano de la montañera cántabra desaparecida tras el terremoto de Nepal, David Ortiz Sainz, se ha quejado este martes del "abandono" del Gobierno a las familias, de la falta de información sobre las labores de búsqueda y de que se tenga en cuenta primero a los medios de comunicación y "la imagen" del Ejecutivo a que a los familiares de los desaparecidos.

David Ortiz se ha expresado así en una carta de tres páginas remitida a los medios de comunicación, en la que ha criticado que todo va "demasiado despacio".

Aunque la familia no ha tenido noticias de Isabel y su novio, el aragonés Mixel Pizarro, desde el terremoto del pasado 25 de abril, saben que en el momento del seísmo la pareja se encontraba en una de las zonas más castigadas.

David Ortiz ha criticado que "parece que lo primero son los medios de comunicación y la imagen del Gobierno y luego las familias", una situación que ha calificado de "tomadura de pelo".