Así será la operación del Rey

La intervención se hará con pequeños cortes a la altura del tobillo

Andará con una bota ortopédica durante los seis semanas de rehabilitación

Es posible que le apliquen plasma enriquecido para acelerar la cicatrización

sociedad

| 02.09.2011 - 13:34 h

Manuel Muinelo Fernández

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Deportista durante su juventud, que ya ha superado los 70 años y que de vez en cuando practica alguna actividad deportiva. El Rey Juan Carlos es el prototipo de persona susceptible de sufrir una lesión o rotura del tendón de Aquiles. Pero además si ha sufrido un sobreesfuerzo furto de la rápida rehabilitación a la que se sometió tras ser operado de la rodilla de la pierna contraria el pasado mes de junio es más que comprensible su dolencia. Una dolencia que notó por primera vez con un dolor agudo durante una cena en el clug naútico de Palma de Mallorca a principios del mes de agosto. Desde entonces comenzó a utilizar, por prescripción del equipo médico que le practicó al artroplastia, un caminador o bota ortopédica que en ciertas ocasiones es suficiente para abordar esta patología. Anteriormente la operación quirúrgica para tratar las molestias del tendón de Aquiles eran dudosas ya que exigían una larga y aparatosa incisión longitudinal en la pierna que además cicatrizaba con mucha dificultad. Pero de un tiempo a esta parte esa cirugía se ha ido sustituyendo paulatinamente por otro que según cuenta el Dr. Rafael Canosa Sevillano, Jefe de la Unidad de Traumatología del Hospital Universitario Quirón Madrid consiste en hacer unas pequeñas incisiones en el tobillo, sin necesidad de rasgartoda la piel, a través de las cuales se va suturando el tendón sin tener que exponer lo que son los cabos del tendón.

A esta intervención, en ocasiones se le añade una técnica cada vez más de moda, pero que no cuenta con el beneplátito de toda la comunidad científica. Se trata de inyectar en el paciente plasma de su propia sangre enriquecido con factores de crecimiento para acelerar la cicatrización. Sin embargo el Doctor Canosa asegura que un último estudio publicado hace unas semanas desvela que la incidencia del plasma enriquecido en la mejora de la herida no ha quedado demostrada.

Con esta serán dos las intervenciones quirúrgicas del REy en tan sólo tres meses. Se llevará a cabo en el Hospital USP San José donde ya el pasado 3 de junio se sometió a un implante de prótesis articulada de titanio para mejorar las lesiones que desarrolló tras romperse la meseta tibial en un accidente de esquí en 1991. El equipo quirúrgico será el mismo capitaneado de nuevo por el Jefe de Traumatología del centro el Dr. Ángel Villamor. La operación no necesita anestesia general ni hospitalización. El rey necesitará durante seis semanas caminar con una bota ortopédico como la que le hemos visto durante el último mes y después ya podrá desplazarse sin ella. Eso sí hasta dentro de unos cuatro meses no podrá hacer grandes esfuerzos.