Ashya King sigue estable a la espera de ser trasladado a Praga

Ashya King

sociedad

| 07.09.2014 - 13:43 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El niño británico de 5 años Ashya King, que sufre un tumor cerebral y que está hospitalizado en Málaga, sigue estable y sus progenitores ultiman los detalles para su traslado a un hospital de Praga en un avión medicalizado.

Fuentes del centro sanitario han informado hoy a Efe de que el menor se encuentra bien dentro de su estado y que sigue en la Unidad de Oncología Pediátrica, donde recibe todos los cuidados médicos y de enfermería.

Sus padres y el abogado de la familia, Juan Isidro Fernández, continúan con el papeleo para el traslado del menor, y el letrado ha indicado a Efe que "están agotados" debido a que son muchos trámites burocráticos, pero que todo va bien para garantizar la seguridad clínica del menor en su traslado a la República Checa.

Ayer el Hospital Materno exigió a los progenitores que garantizaran por escrito que el transporte reunía todas las condiciones exigidas y que el avión fuese medicalizado.

Cuando el hospital dé el visto bueno a toda la documentación el menor podrá ser trasladado aunque también tendrán que esperar la disponibilidad de vuelos en el aeropuerto de Málaga.

La justicia británica autorizó hace dos días a los padres del niño a viajar a Praga e iniciar allí un tratamiento.

El Tribunal Superior del Reino Unido otorgó el permiso tras una audiencia telefónica de varias horas en la que participaron los abogados que representan a Brett y Naghmeh King, padres de Ashya, y al hospital de Southampton (Reino Unido), donde el niño estaba siendo atendido hasta la semana pasada.

Los padres del menor, que fueron detenidos en España por llevarse a su hijo de un hospital británico sin consentimiento médico y más tarde puestos en libertad, han acompañado desde entonces al niño en el Hospital Materno Infantil de Málaga, donde ha recibido sesiones de rehabilitación antes de ser trasladado.

El niño ha sido evaluado todos los días por un pediatra y especialistas en oncología, y por el momento no se han producido cambios en su evolución.