Apuñala a su pareja y a una niña de 14 años y se arroja por la ventana

La mujer permanece estable dentro la gravedad con heridas en cuello y manos

El agresor se encuentran en estado grave y la menor con heridas que no revisten gravedad

El agresor se encuentran en estado grave y la menor con heridas que no revisten gravedad

Guardia Civil

sociedad

| 08.11.2013 - 09:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Una mujer de 50 años permanece ingresada en el Hospital Virgen de Rocío de Sevilla, con pronóstico estable, tras haber sido apuñalada por su marido, de 45 años, quien también ha herido a su hija de 14 años, ingresada con pronóstico estable, tras lo cual se ha tirado por el balcón de su casa.

El hombre permanece ingresado en el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, con politraumatismos y pronóstico grave, según fuentes hospitalarias, que han asegurado que sigue sometido a pruebas para detectar posibles lesiones internas.

La mujer ha sido operada esta madrugada en Urgencias del Hospital de Traumatología de Sevilla, si bien ninguna de las heridas que padece afectan a órganos vitales, por lo que, en principio, su vida no corre peligro.

La Guardia Civil, que se ha hecho cargo del caso, ha asegurado que no existía ni denuncia previa por malos tratos ni medida cautelar alguna contra el hombre ni, según las primeras investigaciones, indicios de que pudieran producirse malos tratos en el seno de la pareja.

La primera llamada de socorro que registró la Guardia Civil fue a las 03.16 horas, cuando un vecino alertaba de gritos de mujer en una casa unifamiliar de la Urbanización Fuente Aljamar, en el municipio sevillano de Tomares.

La urbanización se encuentra junto a la Comisaría de Policía Local de Tomares, por lo que al llegar la Guardia Civil ya había una patrulla Local en la casa, que había pedido apoyo.

Las heridas superficiales de la niña hacen pensar a los investigadores que podría haberse interpuesto entre sus padres en el momento de la agresión, si bien este extremo no está certificado aún por los investigadores.

El Equipo de Mujer y Menores de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla se ha hecho cargo de las investigaciones.