Alvarno, Jorge Vázquez y The 2nd Skin Co, capitanes generales de la pasarela

sociedad

| 20.02.2017 - 15:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Alvarno, Jorge Vázquez y The 2nd Skin Co han sido los capitanes generales de la jornada matutina y han puesto sobre la pasarela madrileña su mejor artillería, una selección de prendas de alto voltaje, ultra femeninas y muy sexis que han aderezado con vistosos bordados y sugerentes volantes.

A las órdenes de Arnaud Maillard y Álvaro Castejón, la firma Alvarno ha ejecutado una colección preciosista que busca su renacer, un nuevo punto de partida, con una loa al escarabajo, símbolo de la resurrección en la mitología egipcia.

Bajo unas potentes luces de vigilancia en la pasarela, este insecto está presente en diferentes prendas bien bordadas, dibujado con cristales de Swarovski o con espejos en una bomber de "cashmere".

Abrigos de corte militar extra largos encabezaron un ejército de prendas urbanas, en la que las botas de maniobras y los galones de terciopelo jugaron un papel importante.

Maillard ha detallado que cada seis meses se renuevan en una búsqueda constante por innovar sus patrones y con la expectativa de "sorprender" con cada colección, pero a todas ellas les unen elementos comunes como la elección de ricos materiales y un preciosismo, casi obsesivo, por los detalles.

Bordados sobre tul, verdaderas joyas sobre el cuerpo, con faldas muy cortas que contrastan con abrigos tan XXL que rozan el suelo, que contrastan con su peso, tan ligero como una pluma.

Sofisticados vestidos de noche, con más de dos metros de cola, que se cobijan por un abrigo aderezado de martas cibelinas cosidas a bandas sobre tul.

Por primera vez, los volantes hacen su aparición en las maniobras de Alvarno, para continuar con una silueta drapeada y trenzada que construye el cuerpo y lo fija en la retina, y da paso a un camel de camuflaje, a un sutil "animal print", con una mirada a los cortes orientales con mangas extralargas y abiertas.

Tres únicas concesiones al negro clausuraron el desfile

"No hay dos prendas iguales. Nos gusta complicarnos la vida", contaba entre sonrisas Maillard.

Con disciplina militar, Jorge Vázquez vuelve a su niñez y recupera la estética circense para emocionar, ilusionar y también hacer soñar a una mujer más joven, "queremos fidelizar la firma", ha contado el diseñador gallego momentos antes de comenzar el desfile.

Sobre una pasarela repleta de flores y tiovivos se han visto una elegante propuesta en tonos rojo caramelo y rosa bebé, "colores que me recuerdan las manzanas de caramelo y el algodón de azúcar", ha dicho.

Junto a estos tonos, con negro, azul marino, blanco o motivos geométricos que recuerda a los trajes de los arlequines, Jorge Vázquez propone siluetas afinadas, "casi arquitectónicas" en espléndidos vestidos.

Los estampados florales, que forma parte de la identidad de la firma, se han visto mezclados con elegantes trajes sastre, sudaderas o cazadoras bombers, prendas que imprimen un aire deportivo y "casual".

Para la noche, el diseñador gallego reserva el tul y la tafeta, materiales con los que construye una batería de vestidos "inspirados en una estética constructivista, pero muy femeninos" con aplicaciones de perlas, brocados o encajes.

The 2nd Skin Co. rompe el paso con un viaje a través de la porcelana "desde su origen y creación en Asia Oriental hasta su llegada a Occidente y su reinterpretación en Europa", explicó Antonio Burillo, creativo de la firma junto a Juan Carlos Fernández.

Un tejido con motivos de porcelana china ha sido el eje central de una propuesta suntuosa en la que aparecen diferentes volúmenes sinuosos desde los miriñaques al talle bajo de los años veinte, pasando por las siluetas lánguidas y los patrones victorianos.

Con un gran despliegue de tejidos como raso, mikado o brocado estampado con flores, estos diseñadores han puesto sobre la pasarela una serie de vestidos envueltos en un lujo cándido y delicado que también han traslado a quimonos reinterpretados y pantalones anchos. "Hemos querido mantener nuestro sello, ahondar en la sutileza", ha explicado Burillo, quien.

Tonos azules, rosas, rojos, blancos, naranjas y pinceladas negras han coloreado prendas recatadas pero sexy, aderezadas con volantes verticales y vistosos lazos que invitaban a vestirse para la noche. "Apenas hay escotes, nos gustan los vestidos a la caja y con manga larga, resultan elegantes", ha concluido Burillo.

Tres firmas que han derrochado creatividad y buen hacer a discreción.