50 muertos y mas de 600 heridos en el accidente de tren en Buenos Aires

El tren entró en la estación a 20 km por hora, una velocidad normal, se desconoce por qué no frenó

La línea estaba privatizada desde 1990

Argentina ha declarado dos días de luto

La mayoría de los muertos viajaban en los dos primeros vagones

sociedad

| 23.02.2012 - 15:04 h

Luz Fraile

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Argentina llora a los 50 muertos y los 676 heridos del accidente que ha sufrido un tren al entrar en la estación Once de Buenos Aires. Se trata del peor siniestro ferroviario que azota el país desde hace 25 años, se han decretado dos días de luto.

Aún se están investigando las causas del accidente, según el Ministro de Transportes argentino, Juan Pablo Schiavi, se ha comprobado que el tren entró en la estación a 26 km por hora, una velocidad normal, a 40 metros de tope final, había reducido a 20 km por hora. La incógnita está en qué pasó en esos últimos 40 metros, porqué el conductor no frenó. La respuesta está en las cajas negras, ya que el conductor, un hombre de 28 años, está en estado grave. Acaba de entrar de turno, estaba descansado y tiene una hoja de servicios impecable sin antecedentes por exceso de velocidad.

Al dolor por las muertes se ha unido la indignación entre los argentinos. El gobierno ha sugerido que la magnitud de la catástrofe se ha debido a la costumbre que tienen los habitantes de Buenos Aires de agolparse en los primeros vagones de los trenes de cercanías para salir así los primeros. Las protestas no se han hecho esperar y las críticas a la falta de mantenimiento de las líneas ferroviarias argentinas. En concreto la línea Sarmiento, la que cubre la estación Once de la capital argentina se privatizó en 1990. Desde entonces gestiona los trenes una empresa privada llamada Trenes de Buenos Aires (TBA). Muchos pasajeros aseguran que se incumplen las medidas de seguridad como por ejemplo la carga de viajeros, en el momento del accidente iban 1.500 pasajeros, el convoy iba sobrecargado.

La compañía propietaria se ha limitado a asegurar que se investigarán las causas del accidente, algo que ya está en manos de un juez. Los técnicos están analizando el contenido de la caja negra para saber si han fallado los frenos. El tren tenía 50 años de antigüedad y había pasado por una revisión el día anterior.

Es el peor accidente ferroviario que sufre Argentina desde 1970 cuando murieron 200 personas.