38 detenidos en dos operaciones con la explotación sexual en Marbella y Oviedo

sociedad

| 07.07.2013 - 15:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Policía Nacional, en el marco de una operación contra la trata de seres humanos en la que ha detenido a 30 personas, ha desarticulado una organización criminal compuesta por ciudadanos búlgaros, albaneses y españoles que presuntamente controlaba la prostitución de ciudadanas búlgaras en Puerto Banús (Marbella). En otra operación en Oviedo ha habido otros ocho detenidos.

Los proxenetas contaban con cuatro viviendas en el propio puerto, donde llevaban a sus clientes --principalmente turistas--, y que eran regentadas por cuatro mujeres encargadas de cobrar por los servicios mediante TPV asociados a empresas del entramado delictivo y de controlar a las chicas.

En muchos casos, aprovechando el grado de intoxicación etílica de los hombres o tras suministrarles alguna sustancia, efectuaban cuantiosos cargos fraudulentos con sus tarjetas bancarias en los TPV (Terminal Punto de Venta).

A través de un entramado de empresas blanqueaban los beneficios obtenidos con sus actividades ilícitas, dinero que era devuelto en metálico a los explotadores con la mediación de un ciudadano albanés y de su pareja.

DETENCIONES EN TORREMOLINOS, MARBELLA Y ALGECIRAS

La operación, en la que han participado 115 agentes y se ha desarrollado en el marco del Plan Policial contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual puesto en marcha por la Policía Nacional, se ha saldado con la detención de 30 personas en Torremolinos, Marbella y Algeciras, 24 de ellas de nacionalidad búlgara, cuatro españolas, una albanesa y una francesa.

Asimismo, se han llevado a cabo 27 registros domiciliaros en los que se han intervenido 30 gramos de cocaína, 10 TPV, 62.096 euros, 1.960 libras esterlinas, 152 dólares americanos y cantidades menores de otras divisas. Por otra parte, se ha conseguido el bloqueo de numerosas cuentas corrientes y activos financieros, de seis propiedades inmobiliarias, de quince coches y tres motocicletas.

La investigación se inició en septiembre de 2012, una vez que los investigadores constataron el aumento de la prostitución callejera en el lujoso puerto deportivo de Puerto Banús. Los investigadores observaron cómo diariamente, al menos dos furgonetas llegaban a este lugar cargadas con mujeres que, a excepción de la conductora, se bajaban del vehículo para ejercer la prostitución durante toda la noche en las calles de Puerto Banús.

Una vez que contactaban con sus clientes en plena calle o en los diferentes pubs de esta zona, se desplazaban a una serie de viviendas ubicadas muy próximas con el fin de consumar el servicio sexual. Al final de la noche eran recogidas en las inmediaciones de Puerto Banús y trasladadas a la localidad de Torremolinos, donde al parecer vivían con sus respectivos explotadores, que en ocasiones eran sus propias parejas.

Según la Policía, entre ellos formaban un grupo que se conocía perfectamente, reuniéndose en lugares comunes y realizando actividades de ocio variadas, manteniendo en todo caso un alto nivel de vida, no constándole a ninguno medio de vida legal conocido.

OPERACION EN OVIEDO

Por ota parte, la Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal dedicada a la explotación sexual de mujeres de nacionalidad rumana. En la operación se han detenido a ocho personas y se han imputado a dos más. Cinco de los detenidos han ingresado en prisión preventiva en el Centro Penitenciario de Villabona (Asturias).

La investigación se inició a raíz de una información recibida a través del Agregado de Interior de España para Rumania, en la que informa de la existencia de una posible víctima de trata de personas por parte de un grupo organizado dedicado a la captación, traslado y posterior explotación sexual de mujeres rumanas en España, concretamente Asturias, siendo sus principales responsables los integrantes de una familia rumana.

Establecido contacto con la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Oviedo para la realización de gestiones, se informó de que por parte de esa Jefatura Superior de Policía, igualmente se venía desarrollando una investigación por los mismos motivos y sobre la misma familia, desde hacía unos meses, continuándose las pesquisas de manera conjunta.

A partir de entonces, y fruto de las actuaciones policiales fue posible determinar que efectivamente las mujeres eran captadas en su país de origen donde le ofrecían un trabajo en España, siendo trasladadas hasta Asturias, normalmente en avión y en compañía de algún miembro de la organización hasta el aeropuerto de Madrid, donde eran recibidas por otros integrantes y llevadas hasta Oviedo.