22 años de cárcel para un pediatra británico que abusaba de menores

Por cometer los "peores abusos sexuales imaginables" contra 18 menores entre 2009 y 2013

Todas las víctimas padecían enfermedades graves, como la leucemia o la hemofilia

Pediatra británico (Archivo)

sociedad

| 01.12.2014 - 13:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un tribunal de Cambridge condenó a 22 años de cárcel al pediatra Myles Bradbury por cometer los "peores abusos sexuales imaginables" contra 18 menores entre 2009 y 2013 en un hospital de esa ciudad del sureste de Inglaterra.

El condenado, de 41 años, trabajaba en el Addenbrooke Hospital de Cambridge, donde sometía a los chicos a exámenes médicos "solo para satisfacer sus necesidades sexuales", aseguró el juez instructor, Gareth Hawkesworth.

Bradbury se había declarado culpable de los 25 cargos presentados contra él, entre ellos los de agresión sexual, voyeurismo y posesión de imágenes indecentes (más de 16.000) de menores de edades comprendidas entre los 10 y los 16 años.

Hawkesworth describió al pederasta como una persona "manipuladora", al tiempo que consideró probado que aprovechó su condición de médico para cometer "alguna de las peores formas de abuso sexual imaginable".

"Estos chicos eran vulnerables y estaban gravemente enfermos", dijo el juez, quien recordó que Bradbury grabó a algunos con una cámara-bolígrafo y a otros los agredió sexualmente desde detrás de las cortinas, mientras su padres estaban en la consulta. Todas las víctimas padecían enfermedades graves, como la leucemia o la hemofilia, y algunas han fallecido desde que se cometieron los abusos.

"En todos mis años como juez, nunca me había encontrado con un caso de violación del juramento Hipocrático tan grotesco. La lista de agravios cometidos en este caso de abuso prolongado, cruel y cuidadosamente planeado es casi demasiado grande", señaló Hawkesworth.

Al margen de la pena de cárcel, el condenado no podrá volver a ejercer la profesión médica y pasará a formar parte para siempre de la lista de agresores sexuales del Reino Unido, lo que le impedirá, por ejemplo, ver a su hija, nacida durante este proceso judicial, sin la supervisión de las autoridades.