¿De qué color es el vestido?: La explicación

La polémica de si es blanco y dorado o negro y azul incendia las redes

¿De qué color es el vestido? (Archivo)

sociedad

| 27.02.2015 - 18:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Internet y las redes sociales se han unido para debatir sobre un asunto insólito. ¿De qué color es un vestido? Auténtico revuelo se ha formado entre los internautas, la publicación de un post en Tumblr de la usuaria Swiked, que subió una fotografía del vestido en cuestión y sembró el debate con una pregunta.

Swiked aseguraba que ella veía el vestido de color "blanco y dorado", pero que ni ella ni sus amigas se ponían de acuerdo en el color. Por lo que decidió lanzar la pregunta en Internet, que recogió el testigo como si no hubiese mañana y se implicó -y de qué manera- en darle una explicación al hecho de que algunos lo viesen como ella y otros de color 'negro y azul'.

Las redes sociales se convirtieron en punto de encuentro de teorías y pruebas con Photoshop bajo el hashtag #TheDress.

CUESTIÓN DE BIOLOGÍA

Pero la lucha es algo más que una disputa absurda en las redes, ya que responde a una cuestión de biología y a la forma primigenia en la que los ojos y cerebros humanos han evolucionado para ver el color en un mundo iluminado por el sol.

Los seres humanos evolucionaron para ver a la luz del día, pero la luz del día cambia de color. Esa gama cromática varía del rojo rosado del amanecer, pasa por el azul-blanco del mediodía, y concluye de vuelta en el crepúsculo rojizo.

La luz llega a la retina, en la parte de atrás del ojo, donde los pigmentos activan las conexiones neurológicas hacía el cortex visual, la parte del cerebro que procesa las señales y las convierte en una imagen.

Sin embargo, la primera ráfaga de luz que recibe el ojo está 'alterada' por las diferentes longitudes de onda que están iluminando el mundo, y se reflejan en todo lo que estamos mirando. Sin tener que preocuparse por ello, el cerebro se da cuenta de lo que los ojos están mirando, y esencialmente resta toda la luminosidad añadida para extraer el color "real" del objeto.

En Wired consultan con Jay Neitz, neurocientífico de la Universidad de Washington, sobre el problema del vestido de marras: "Se supone que nuestro sistema visual descarta la información del iluminante y extrae la información sobre la reflectancia real", declara.

Pero Neitz reconoce que "he estudiado las diferencias individuales en la visión del color durante 30 años, y este caso es uno de los ejemplos de mayores diferencias individuales que he visto en mi vida". El propio Neitz ve el vestido como blanco y oro.

Por lo general el sistema funciona bien, pero esta imagen supone algún tipo de límite máximo de la percepción del color. (Y sí, el vestido es de color azul.)