Tres muertos y dos desaparecidos tras el choque de dos barcos en Vigo

Los buceadores de Salvamento Marítimo y de la Guardia Civil han descartado realizar una inmersión esta tarde, por las condiciones adversas del mar, en el lugar donde fue localizado el pecio del Mar de Marín, el pesquero hundido esta madrugada tras chocar contra un buque mercante que transportaba vehículos.

Fuentes de Salvamento Marítimo y de la Guardia Civil han confirmado a Efe que la mala mar ha imposibilitado hacer dichas inmersiones tras inspeccionar la zona durante varias horas.

Hasta Vigo se desplazaron cinco buceadores y un técnico del centro de Salvamento en Fene, que contribuyeron a la localización este mediodía del pecio a unos 57 metros de profundidad y a unas 1,4 millas al sureste del islote del Boeiro, al sur de las Islas Cíes.

En las labores intervinieron además efectivos del grupo de actividades subacuáticas de la Guardia Civil y dos técnicos de la Universidad de Vigo que, a bordo de la Salvamar Mirach, rastrearon la zona del naufragio con la ayuda de un sonar.

En estos momentos continúa operativo el dispositivo de búsqueda de los dos tripulantes del pesquero que siguen desaparecidos, los marineros Manuel Domínguez Mallo, vecino de Marín, y Alexander Keita, originario de Ghana.

Está compuesto por un helicóptero de la Policía Nacional, que ha dado el relevo al Pesca I de la Xunta; y la embarcación María Pita y el remolcador Ría de Vigo, mientras que en tierra efectivos de Protección Civil prosiguen con las labores de rastreo en la zona de Cabo Home.

Hacia las 2.45 horas de esta madrugada, una llamada a Salvamento Marítimo alertó de una colisión entre el pesquero Mar de Marín y el Baltic Breeze, un buque mercante dedicado al transporte de automóviles.

Dos de los tres marineros fallecidos son gallegos y el tercero es de nacionalidad marroquí.

Se trata de Alejandro García Castro, segundo patrón del Mar de Marín, que en el momento de la colisión con el Baltic Breeze estaba en el puente de mando; de Hassan Boudra, primer mecánico, de nacionalidad marroquí, y de Carlos Santos Villar, engrasador, vecino de Cangas.

Los supervivientes en el naufragio son Francisco Javier Pazos Sanjorge, primer patrón del arrastrero; Gonzalo Santiago Torres, Juan Ramón Santiago Torres, Gumersindo Marques Aria y un biólogo del Instituto Español de Oceanografía que se había embarcado como observador.