Más de 100.000 mamografías al año en unidades de móviles de detección precoz

Cáncer de mama
Cáncer de mama |Telemadrid

La Comunidad de Madrid ha aprobado hoy adjudicar a la Asociación Española contra el Cáncer el contrato de gestión del servicio público para la realización de más de 100.000 mamografías al año en unidades móviles, a lo largo de los próximos cuatro años.

Según ha informado el portavoz del Ejecutivo regional, Ignacio González, en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno, esta adjudicación se enmarca en el Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama de la Comunidad de Madrid (Deprecam) y su presupuesto es de 11,3 millones de euros para los próximos cuatro años.

Se calcula que durante la vigencia del nuevo contrato se realizarán alrededor de 105.000 exploraciones mamográficas al año, lo que suponen alrededor de 420.000 mamografías en los próximos cuatro años.

González ha explicado que así se garantiza "la mayor cobertura posible al facilitar la realización de esta prueba esencial, desplazando los recursos a entornos cercanos a la residencia de las mujeres destinatarias del programa".

De hecho, se ha logrado detectar en el 70% de los casos el tumor en su fase inicial.

El Ejecutivo regional ha recordado que la realización de la mamografía es la medida preventiva más eficaz para la detección y tratamiento temprano del cáncer de mama.

El programa de la Comunidad de Madrid se centra en la realización, cada dos años, de una exploración radiológica de las mamas a todas las mujeres de edades comprendidas entre los 50 y los 69 años, en las que el cáncer de mama supone la primera causa de mortalidad.

Gracias a este programa se han realizado mamografías a más de un millón de mujeres desde su puesta en marcha, y el 0,5% de ellas fueron enviadas a confirmación diagnóstica a un centro hospitalario porque existía sospecha de malignidad.

En la Comunidad de Madrid, unas 2.500 mujeres reciben este diagnóstico cada año, y la tasa de mortalidad (17,3 fallecimientos por 100.000 habitantes) se sitúa un punto por debajo de la media de España (18,2), que es la más baja de la Unión Europea.