Casi la mitad de los madrileños están dispuestos a tener una relación sentimental en el trabajo

ratones_amor_trabajo_relaciones
ratones_amor_trabajo_relaciones |archivo

Un 46 por ciento de los madrileños reconoce que está dispuesto a tener una relación sentimental en el trabajo, según una encuesta que ha elaborado la empresa de recursos humanos Randstad días antes de que se celebre San Valentín.

De hecho, los madrileños se consolidan como unos de los españoles más dispuestos a encontrar el amor en su puesto de trabajo, sólo superados por asturianos (58 por ciento), gallegos (54 por ciento) y aragoneses (54). Todos ellos superan la media nacional (38 por ciento). Tras ellos, se sitúan extremeños (40 por ciento), vascos (39) y valencianos (39).

Un hecho destacado es que del total de esta proporción, un 8% contesta afirmativamente siempre y cuando se elimine la posibilidad de tener una relación con su inmediato superior.

En el otro lado de la balanza se encuentran navarros (28 por ciento), cántabros (30%) y castellano manchegos (32%), como los menos dispuestos a tener una relación sentimental dentro del contexto laboral.

Sin embargo, a nivel nacional se ha registrado una caída de 15 puntos porcentuales desde 2010 sobre esta cuestión. Cada vez hay menos gente dispuesta a tener una relación sentimental con un compañero de trabajo, y es que, en algunas empresas, la mezcla entre la esfera personal y la profesional todavía se sigue viendo con cierto recelo.

Como explica Randstad, actualmente en España esta situación no se encuentra regulada por ley, al contrario que en otros países como Estados Unidos. Generalmente sólo se encuentran sentencias judiciales que abogan por el derecho a la intimidad o por la resolución de problemas en materia de conflictos de intereses en las empresas.

Por otro lado, las mujeres (51 por ciento) se muestran más partidarias que los hombres (49) a la hora de entablar una relación con un compañero de trabajo, aunque donde sí que se encuentran diferencias es en función de la edad.

Los jóvenes de entre 26 y 44 años (68 por ciento) son los que más entusiasmados se declaran a la hora de encontrar el amor en la oficina, mientras que los profesionales de mediana edad presentan un porcentaje del 23 por ciento. En el lado contrario, los mayores de 45 años (9 por ciento) se muestran como los menos partidarios de mantener una relación sentimental con un compañero.

EN FUNCION DE LOS ESTUDIOS

El nivel de formación también sugiere cambios a nivel nacional a la hora de tomar una decisión de estas características. A mayor nivel de estudios (12 por ciento), menor es la intención de tener una relación de estas características en el trabajo, mientas que los profesionales que presentan un nivel formativo bajo se sitúan en el 33 por ciento y los que tienen Bachillerato o Formación Profesional representan un 55.

La encuesta elaborada por Randstad muestra el perfil de la persona dispuesta a tener una relación sentimental en el trabajo como el de una mujer, de entre 26 y 44 años y con una formación educativa de nivel medio.