El juez levanta totalmente secreto de sumario del caso del niño Gabriel Cruz

El juez levanta totalmente secreto de sumario del caso del niño Gabriel Cruz

El Juzgado de Instrucción número 5 de Almería ha decretado el levantamiento total del secreto del sumario de la causa seguida por la muerte del niño Gabriel Cruz.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha informado de que a partir de hoy todas las partes tendrán acceso a la totalidad de las diligencias.

El juez Rafael Soriano ha dictado un auto que ha sido notificado hoy a los abogados de la defensa, y de las acusaciones particular y popular, que tendrán que acudir al Juzgado para acceder al sumario.

El juez Soriano ordenó el ingreso en prisión por delitos de asesinato, detención ilegal y contra la integridad moral de Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño Gabriel Cruz, a la que acusa de asfixiar al menor, que era hijo de su pareja, con sus manos.

El auto de ingreso en prisión dictado en su momento señala también que el hecho de que la detenida sea originaria de la República Dominicana, con familia en dicho país, "hace evidente un elevado y patente riesgo de fuga caso de quedar en libertad".

El juez asegura que resulta "incuestionable" la participación de la detenida en la muerte del menor, "por cuanto no sólo es que ella misma haya reconocido tan luctuoso suceso, sino de que de las intervenciones acordadas judicialmente y pruebas recopiladas, se infiere una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen".

En este sentido, Soriano apunta que de las actuaciones judiciales se infiere, indiciariamente, que el 27 de febrero Ana Julia "aprovechó un momento temporal en el cual sabía que se iba a encontrar a solas con el niño, y que la abuela paterna no lo iba a controlar" para trasladarlo hasta la finca de su padre en Rodalquilar (Níjar, Almería), donde lo mató y lo enterró.

El 11 de marzo, "con la finalidad de hacer desaparecer el cuerpo del menor y aprovechando un momento en que se había quedado sola", se trasladó de nuevo al cortijo de Rodalquilar, desenterró el cuerpo del niño y lo introdujo en el maletero de su coche, aunque poco después fue detenida.