El lavacoches confudido con un mafioso vuelve a España tras ser liberado

Oscar Sánchez ya es un hombre libre. Anoche salía de la prisión de Napoles después de casi dos años de encierro acusado de ser un peligroso narcotraficante. Este hombre sencillo, trabajador en un lavadero de coches de Montcat en Barcelona, ha vivido una auténtica pesadilla. Alguien le robó el DNI y suplantó su identidad. Pasó de lavar coches en Barcelona a ser considerado nada menos que el organizador de importantes cargamentos de hachís en Italia.

Tras aterrizar en el aeropuerto de El Prat se dirigirá a su localidad donde le esperan familiares, amigos y una gran fiesta. Ya anoche celebraron su liberación tras ser absuelto por el Tribunal de Apelación de Nápoles. Oscar Sánchez había sido condenado por delitos que no cometió como el de narcotráfico. Fundamental ha sido la colobaración de la Policía Nacional que presentó pruebas que lo exculpaban. Según los agentes, un mafioso uruguayo suplantó la identidad del español.

Oscar Sánchez asegura que su experiencia ha sido muy dura y que incluso ha pasado miedo por las amenazas y los golpes que recibió durante su estancia en la prisión de Nápoles. La paciencia y las cartas de sus familiares le dieron el ánimo y las fuerzas suficientes para soportar esta situación.