El mal hábito de comerse las uñas puede provocar aislamiento y agresividad

El mal hábito de comerse las uñas puede provocar aislamiento y agresividad

Comerse las uñas perturba diariamente a los que sufren este problema. Esta actitud puede provocar aislarse de los demás o una agresividad ya que la onicofagia es un medio de liberar la ansiedad.