El fraude de gasóleo destapa un grupo que iba a secuestrar a un empresario

guardiacivil_uco
El fraude del gasóleo |Archivo

La operación contra el fraude del gasóleo ha permitido a la Guardia Civil detener a seis personas, una de ellas policía municipal de Madrid, como presuntos integrantes de un grupo que pretendía secuestrar y extorsionar a un empresario de Salamanca.

Según han informado fuentes de la investigación, las detenciones, llevadas a cabo en Madrid, Toledo y Salamanca, han sido practicadas después de que el análisis de la documentación intervenida en la reciente operación contra el fraude del gasóleo, en la que fueron arrestadas 98 personas, desvelara ese plan de secuestro.

Al parecer, este grupo tenía planes "muy avanzados" para secuestrar a un empresario salmantino. Tras analizar esa documentación, la Guardia Civil tiró del hilo y ha detenido a los seis miembros de ese grupo, a los que ha intervenido un revólver y una pistola, entre otros efectos.

OPERACIÓN "NEHAR"

Estas detenciones son consecuencia de la operación Nehar que el instituto armado y la Agencia Tributaria desarrollaron a finales de la semana pasada y que acabó con la desarticulación de una trama delictiva dedicada a adulterar el gasóleo agrícola y de calefacción (tipos B y C), bonificados fiscalmente, y venderlo como gasóleo A.

Como subrayaron los investigadores en ese momento, dentro de la trama algunos de sus miembros también se dedicaban a otras actividades delictivas, como tráfico de drogas o en este caso extorsiones y secuestros.

De los seis detenidos, uno de ellos ha sido arrestado en Béjar (Salamanca), precisamente la localidad del empresario al que el grupo pretendía secuestrar y que se dedica al sector de las estructuras metálicas.

Las fuentes de la investigación han señalado que el arrestado en Béjar había hecho trabajos para el empresario en su domicilio, por lo que sabía dónde tenía la caja fuerte, y pasó información de su vivienda y de sus actividades al grupo desmantelado para planificar la extorsión, planes que estaban ya muy avanzados.

Este trabajador estuvo ofertando la información sobre el empresario salmantino a diversos grupos criminales, solicitando a cambio un porcentaje del botín obtenido en caso de llevarse a cabo la acción delictiva.

Tras vigilar al grupo en los últimos días, los agentes tuvieron conocimiento de que el secuestro era inminente y para evitarlo procedieron de manera simultánea a las seis detenciones en las localidades madrileñas de Fuenlabrada, Colmenar de Oreja y Chinchón, en la salmantina de Béjar y en la toledana de Yeles.

Entre los arrestados se encontraba el policía municipal y una mujer que realizaba funciones de enlace entre la persona de Béjar que facilitaba la información y el resto del grupo criminal.

El Grupo de Secuestros y Extorsión de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha sido el encargado de culminar la investigación y con la información disponible de la operación contra el fraude del gasóleo ha desarticulado esta banda, en la que estaba implicado el policía municipal de Madrid, destinado en el distrito de Tetuán.

En la operación, denominada "Santos", además de los seis detenidos, otra persona más está imputada y han sido intervenidas una pistola y un revólver así como anotaciones sobre la ubicación de la nave del empresario al cual pretendían secuestrar y cuya extorsión ha sido frustrada por la Guardia Civil, informa este Cuerpo.

UN POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID ES UNO DE LOS DETENIDOS POR PLANEAR EL SECUESTRO

Entre los arrestados se encuentra un agente municipal de Madrid, que vivía en un municipio del sur de la región, y que trabajaba en la comisaría de Tetúan, donde podría haber utilizado información confidencial para llevar a cabo los delitos, según está investigando la Benemérita.

La Unidad de Asuntos Internos de loa Jefatura de la Policía Municipal le ha apartado de su puesto de trabajo de forma provisional, a la espera del juicio, y le abierto expediente disciplinado y le ha suspendido de empleo y sueldo, según han informado fuentes del Cuerpo Local.

La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número seis de Illescas (Toledo). La UCO ha contado con la colaboración de agentes de las Comandancias de la Guardia Civil de Salamanca y Toledo, de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil y, de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Municipal de Madrid.