El falso shaolín aprendió kung fu en China en los años 90

El Templo Shaolin de SongShan (China) ha aclarado que Juan Carlos Aguilar, el supuesto asesino de dos mujeres en Bilbao, aprendió kung-fu en China en los años 90, pero sus instructores no pertenecían a la comunidad, y el acusado "no guarda ninguna relación" con sus integrantes y ha hecho un "uso inapropiado" de su nombre.

Además, insiste en que "la compasión es el principio fundamental del budismo" y que "no matar es uno de los compromisos principales de todo budista".

En una Declaración Oficial dirigida a los miembros de la Asociación Europea de Shaolin (SEA), y difundida por la escuela oficial del Templo Shaolin en España, sus dirigentes dicen estar "profundamente consternados" tras tener conocimiento de "la noticia del supuesto delito de Juan Carlos Aguilar".

A continuación, aseguran que "no guarda ninguna relación con el Templo Shaolin de Songshan en China, ni con la Asociación Europea de Shaolin".

"Nos consta que aprendió kung-fu en la década de los 90 en un centro de kung-fu en China, el cual no tiene ninguna relación con el Tempo Shaolin de China. Su maestro o instructores nunca han sido miembros de la Sangha (comunidad) del Templo Shaolin de China, por lo que Juan Carlos Aguilar ha hecho un uso inapropiado del nombre Shaolin", ha añadido.

El Templo Shaolin de Songshan insiste en que "la compasión es el principio fundamental del budismo". "No matar o no causar la muerte de alguien es uno de los compromisos principales de todo budista", defiende.

Por ello, dice albergar la esperanza de que "los adeptos de las artes marciales puedan tomar el supuesto delito de Juan Carlos Aguilar como una lección". "Todo aquél que desee aprender el verdadero kung-fu Shaolin debe estudiar también la cultura Shaolin en un centro de cultura Shaolin auténtico con monjes o maestros Shaolin autorizados por el Templo Shaolin de Songshan", manifiesta, a la vez que desea que "Buda bendiga a las víctimas". "CONMOCIONADOS"

En un comunicado, la escuela oficial del Templo Shaolin en España explica que, durante esta última semana, "el mundo de las artes marciales" y "la sociedad, en general", se han visto "conmocionados" por "una serie de sucesos" ocurridos en Bilbao, en alusión a los supuestos crímenes cometidos por Juan Carlos Aguilar.

Además, manifiesta que "estos hechos han afectado de forma directa al colectivo marcial y ha manchado, principalmente, el nombre de Shaolin y su cultura en general".

Según ha destacado, "el desconocimiento y la falta de información" jugaron "un papel principal en los titulares", por lo que "las noticias no tardaron en llegar a China y al mundo". Por ello, ha dado a conocer la declaración del centro Shaolin de SongShan y de la SEA.