Le extirpan el bazo al corredor estadounidense corneado en el encierro

Los médicos han extirpado el bazo al corredor estadounidense de 20 años que ha sido corneado en el sexto encierro de los sanfermines, en el que han resultado cogidos por asta de toro otras dos personas.

El joven norteamericano, Patrick E. es el herido que se encuentra más grave, al sufrir una cornada en el abdomen con trayectoria ascendente hasta el bazo, con hemorragia interna, según el parte médico facilitado este mediodía por las autoridades sanitarias en el Complejo Hospitalario de Navarra.

Ante la gravedad de la herida, el corredor extranjero ha sido sometido a una intervención urgente para extirparle el bazo, tras la cual se encuentra estable y anestesiado en la unidad de reanimación, sin que se tema por su vida.

El segundo herido más grave es un hombre de Tarrasa (Barcelona), J. B. P., de 42 años, quien ha sufrido, en el callejón de la plaza de toros, una cornada en el brazo derecho con doble trayectoria, una de cinco centímetros y otra de siete, y otra de seis en el axilar posterior derecho.

El tercero de los corneados es Diego Miralles, de Morella (Castellón), quien ha sufrido tres cornadas, una en la ingle derecha de seis centímetros, otra en la rodilla derecha, con trayectoria vertical de cinco centímetros, y otra en el muslo izquierdo, de dos centímetros.

Ninguna de las tres cornadas ha afectado a su sistema vascular nervioso, por lo que se encuentra estable este joven de 31 años, bombero forestal e integrante del grupo de emboladores de la provincia de Castellón "Acció del bou".

Este corredor ha sido protagonista del percance más dramático ocurrido al ser embestido varias veces en la calle Estafeta por uno de los astados de la ganadería de El Pilar que han protagonizado el sexto encierro de los sanfermines.

Tras el encierro han sido trasladados también a los hospitales T.T., de 48 años, de Colorado (EEUU), con tres o cuatro costillas rotas; el madrileño J.A.F.G., de 34 años, con policontusiones, y el pamplonés X.I.D., con traumatismos en una pierna.

Un séptimo corredor, Javier López Sánchez, de 32 años y residente en Guadalajara, se ha presentado por su cuenta en el complejo hospitalario y ha sido atendido de heridas en un brazo.

LOS TOROS DE EL PILAR SIEMBRAN EL PÁNICO

Los toros de la ganadería del Pilar (Salamanca) han protagonizado un peligrosísimo y largo sexto encierro, en el que uno de los bureles ha quedado suelto y ha arremetido en varias ocasiones contra los mozos, tres de los cuales han resultado heridos por asta.

La carrera, que ha roto la racha histórica de cinco encierros sin cornadas, había comenzado rapidísima cumpliendo con la fama de veloces de estos animales, aunque el comportamiento del astado descolgado, que se ha cebado en Estafeta con un joven, la ha hecho la más larga de los sanfermines 2013 al sumar 4 minutos y 57 segundos.

La manada ha salido puntual a las 08.00 horas de los corrales de Santo Domingo, con todos los cabestros agrupados a la cabeza y seguida de los seis toros del Pilar muy compactos, que rápidamente han seguido el fuerte ritmo que han imprimido los mansos, de forma que uno de los toros colorados ha escalado posiciones.

Pese a la caída de uno de ellos, la carrera ha continuado veloz y, a final de la cuesta, un corredor ha sido alcanzado por uno de los toros del Pilar y ha recibido un puntazo, la primera herida por asta en los seis encierros de los sanfermines 2013.

Con mucho peligro la torada ha atravesado la plaza del Ayuntamiento aunque ya empezando a separarse en grupos, una disposición en la que ha tomado la Curva sin problemas y ha enfilado la Estafeta, con tres cabestros y cuatro toros en cabeza, otro bravo a unos metros y el sexto, el que causaría los mayores problemas, ya comenzando a rezagarse.

Con este último toro fijándose mucho en los mozos, la carrera ha ido avanzando por la Estafeta, sin mayores problemas excepto la velocidad imprimida en el caso del grueso del grupo por delante, y con enorme peligro en el del toro definitivamente rezagado, que poco después ha provocado los momentos más angustiosos.

Ha sido a mitad de la Estafeta cuando ha embestido a un grupo de corredores y ha perdido el equilibrio y, al levantarse, cuando parecía que iba a continuar su camino, ha conseguido alcanzar a uno de esos mozos, lo ha tirado al suelo y le ha corneado durante un angustioso medio minuto.

Los mozos y los pastores que le rodeaban han intentado quitarle de encima al toro, que repetidamente volvía sobre el corredor, hasta que finalmente, incluso agarrando del rabo al bravo, han logrado que éste desviase su atención del joven y continuase algo despistado su camino.

Poco a poco ha enfilado el último tramo de la calle, siguiendo las llamadas de los corredores, que hoy han sido fundamentales para evitar peores consecuencias, aunque la actitud del toro ha continuado causando problemas. Así, al llegar a Telefónica el animal ha embestido de nuevo contra los corredores, al menos uno de los cuales ha recibido un puntazo aquí, cerca del vallado contra el cual ha arremetido en varias ocasiones.

El toro se ha parado, se ha girado y ha vuelto a ser reconducido por los mozos a punta de periódico hasta llegar a la entrada del coso taurino, donde le esperaban los dobladores, que le han conducido ya sin incidencias hasta los chiqueros de la plaza.