Los españoles pirateamos el 60% de contenidos en Internet

internet_470_
internet_470_ |Archivo

Los accesos ilegales a contenidos en Internet aumentaron del 51 por ciento de 2013 a un 58 por ciento en 2014, tal y como revelan los datos del Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2014, elaborado por la consultora GfK y que este martes presenta la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos.

En total, durante 2014 se accedió ilegalmente a 4.455 millones de contenidos digitales, con un valor de mercado de 23.265 millones de euros, de los cuales la música supuso un 24%; las películas, un 38%; los videojuegos, un 11%; los libros, un 11%; las series, un 26%; y el fútbol, un 18%.

Entre los argumentos, uno de cada dos consumidores justifica el acceso ilegal con e pago a la conexión, un 46 por ciento argumenta la "rapidez y facilidad de acceso", el 39% no está dispuesto a pagar por un contenido que no sabe si le va a satisfacer, el 19 por ciento cree que no daña a nadie y ese mismo porcentaje cree que no hay consecuencias negativas.

En concreto, por materias, el año pasado se accedió de forma ilícita a 1.831 millones de contenidos musicales online, con un valor de mercado de 6.773 millones de euros, por lo que se dejó de percibir 386 millones de euros, según este estudio.

En este punto destaca que menos del 10 por ciento de los consumidores uso vías legales para descargar música y un 21 por ciento accedió a contenidos ilícitos. Del total de accesos, más del 46 por ciento correspondieron a contenidos con menos de un año de antigüedad desde su lanzamiento comercial.

En cuanto a las películas, el volumen de contenidos ilegales al que se accedió fue de 877 millones, cuyo valor en el mercado es de 6.139 millones de euros, con un lucro cesante de 140 millones de euros.

El 36 por ciento de usuarios accede ilícitamente a contenidos, mientras que el nueve por ciento accede a películas digitales legalmente. El 36 por ciento de los accesos se produjo cuando la película aún se estaba proyectando en salas de cine. El uso ilegal se da principalmente en jóvenes de entre 16 y 34 años, por lo general con mayores conocimientos de Internet.