Los españoles que piden ayuda a Cáritas para encontrar empleo crecen un 56%

El número de españoles que acude al programa de empleo de Cáritas ha crecido en los últimos seis años un 56%, de forma que en 2009 suponían un 23% del total de usuarios atendidos (24.181) y en 2014 ya abarcan el 53% (37.813), según se desprende del informe Cáritas con el empleo 2014 presentado este miércoles.

En total, 70.791 personas se beneficiaron en 2014 de este programa, de las cuales, 13.681 (casi una de cada cinco) han encontrado un empleo, lo que supone un 3% más que el año anterior. La organización ha destinado 40,5 millones de euros en toda España a estos proyectos, casi 4,5 millones más que en 2013.

En todo caso, el secretario general de Cáritas, Sebastián Mora, ha advertido de que, en general, un 14% de las personas que han encontrado un empleo en España siguen viviendo bajo el umbral de la pobreza, un dato que ha crecido en los últimos años, según ha precisado. "Basta mirar las EPAs para ver que la creación de empleo sigue siendo muy escaso y precario", ha apuntado, para añadir que "no ha dejado de crecer el número de hogares con todos sus miembros en paro". Para Mora, la "tan cacareada recuperación no está llegando a los más desfavorecidos" que siguen en "la lista del olvido".

Según ha explicado el coordinador del equipo de Empleo y Economía Solidaria de Cáritas, Jose Luis P. Larios, aunque se ha creado empleo, 1,8 millones de hogares siguen teniendo a todos sus miembros en paro. Concretamente, les preocupan los parados de larga duración y los mayores de 45 años.

MUJER DE MAS DE 36 AÑOS CON POCA FORMACION

El perfil de la persona que acude al programa de empleo de Cáritas es el de mujer de entre 36 y 45 años con un nivel formativo bajo. Concretamente, el 65% de los participantes de estos proyectos en 2014 eran mujeres, un 53% españoles (28 puntos más que en 2009) y un 49% con un nivel de formación bajo.

Ante esta situación, Cáritas pide a las administraciones públicas que creen "empleo digno" así como "prácticas formativas" y miren "no solo la cuenta de resultados sino también la de la justicia social". Asimismo, Mora ha pedido "responsabilidad" a los ciudadanos que critican el empleo indigno pero después "contratan al margen de la legalidad", por ejemplo, al servicio doméstico, quedando muchas mujeres, "sobre todo inmigrantes" en situación de "explotación laboral".

Preguntado por el proyecto de Ley de Voluntariado en el que se establece que no podrán ser voluntarias las personas con antecedentes penales, Mora ha indicado que están en desacuerdo y ha aclarado que hay que controlar algunos casos como por ejemplo, que personas con antecedentes por abusos no trabajen con menores o que personas con antecedentes de violencia de género no sean voluntarios con mujeres, pero no generalizar porque "todos tienen derecho a la reinserción".