A los dueños de los perros de Covelo les advirtieron de su peligrosidad

Los dueños de los dos perros que atacaron a una mujer en el municipio pontevedrés de Covelo apenas llevaban unos dos años en la casa vecina a la de María Dolores Alvarez, la mujer que fue atacada por los canes en la tarde noche del sábado dejándola herida muy grave. El regidor de Covelo, Juan Pablo Castillo Amigo, ha confirmado que, además, varios vecinos habían advertido al dueño de los perros de la peligrosidad que observaban en los canes, una situación que ha conocido ahora que se ha producido el ataque.

Los dos perros no contaban con microchip y no estaban anotados en el registro de animales potencialmente peligrosos del Ayuntamiento. Asimismo, el Consistorio tampoco contaba con ninguna denuncia previa sobre la situación, como tampoco tenía constancia la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación antes de enviar las diligencias al juzgado.

En la casa donde se encontraban los perros vive un hombre, pero el dueño de los perros se atribuye a otro varón más joven que acudía a menudo al barrio de As Barreiras, en la parroquia de Santa Mariña del municipio de O Covelo.

De hecho, son vecinos recientes de ese lugar y el regidor ni siquiera había tenido por el momento contacto con ellos. Así, ha indicado que puede que vivan en la casa desde hace dos o tres años como máximo y los perros podrían estar allí desde hace apenas unos meses, cuatro o cinco.

La víctima del ataque, a la que tuvieron que amputar las dos piernas desde las rodillas en una acción de urgencia, permanecía muy grave en la mañana de este lunes y la familia se encuentra "destrozada".