Se doblan las multas por conducir bebido

El Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que permitirá subir la sanción económica por conducir bajo los efectos del alcohol de los 500 euros actuales a 1.000.

La reforma de la ley de Tráfico y Seguridad Vial aumentará la cuantía de la multa por conducir bebido, pero las tasas máximas de alcohol permitidas no sufrirán variación, ni tampoco los puntos que se detraen del carné en caso de ser multado por dar positivo en la prueba de alcoholemia.

De este modo, la tasa máxima permitida para los conductores en general seguirá siendo de 0,25 miligramos de alcohol por litro en aire expirado, que desciende a los 0,15 para los conductores noveles y para los de transportes de mercancías o de vehículos especiales.

Por otro lado, el titular de Interior ha señalado que la norma también regula la "tolerancia cero" para la conducción bajo los efectos de las drogas, así como el sometimiento a los controles de drogas y alcohol, a los que también deberán someterse los peatones que cometan infracciones.

OBLIGATORIEDAD DEL CASCO EN ZONA URBANA PARA LOS CICLISTAS MENORES

Otro de los aspectos que se regulan en la reforma de la ley es la obligatoriedad del uso del casco para los menores que circulen en bici, tanto en ciudad como en vías interurbanas.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado este viernes que el uso del caso será obligatorio para ciclistas menores de edad en vías urbanas, previsiblemente a principios del año próximo, que es cuando estima que entrará en vigor el anteproyecto de Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, que el Consejo de Ministros ha aprobado hoy.

En la rueda de prensa posterior al Consejo, el ministro ha señalado que la obligación del uso del caso para menores ciclistas ya se da en el caso de vías interurbanas, al tiempo que ha precisado que la legislación para los adultos se mantiene de la misma manera.

En cualquier caso, el titular de Interior ha apuntado que, consciente del debate que genera esta medida, el Ejecutivo queda a disposición de la búsqueda de acuerdos sobre esta materia en la Comisión de Tráfico y Seguridad Vial del Congreso.

DETECTORES DE RADAR

La ley volverá a prohibir en vehículos el uso de detectores de radar, con una sanción de 200 euros y detracción de 3 puntos del permiso, que habían sido autorizados en 2009 al ser eliminados del reglamento durante su tramitación parlamentaria. "Creemos que es útil y conveniente para la seguridad vial volver a la situación anterior", ha señalado el ministro, quien ha recordado que los inhibidores de radar también están prohibidos.

Otra de las propuestas de esta iniciativa será la que permitirá la retirada del permiso de circulación cuando se inmovilice un vehículo hasta que se abonen los gastos de dicha inmovilización, o ampliar la posibilidad de inmovilizar vehículos en casos como la conducción sin el permiso para camiones o autobuses.

NUEVA CONFERENCIA SECTORIAL

Además, contempla la creación de la conferencia sectorial de tráfico y seguridad vial, que tendrá como órgano colegiado al Ministerio del Interior y que contará con las comunidades autónomas que tienen transferidas competencias ejecutivas como Cataluña y País Vasco.

En esta misma línea, ha establecido por ley la obligación de comunicar a la autoridad de tráfico, con carácter previo a su inicio, la realización de obras en las vías, ya que hasta ahora se establecía reglamentariamente.

Fernández Díaz ha celebrado la reducción del 19% de fallecidos en carreteras a día de hoy en comparación con el mismo periodo del año anterior, cuando ya se volvió a cifras de mortalidad similares al año 1960. Sin embargo, ha reiterado la importancia de "recordar dónde se está, porque se puede sentir orgulloso pero no autocomplaciente".