El detenido por el crimen de Arona confiesa que mató a su abuelo y a sus padres

El joven detenido por el triple homicidio descubierto esta mañana en Arona, en el sur de Tenerife, ha confesado a la Guardia Civil que fue él quien mató a su abuelo y a sus padres adoptivos, según ha informado el subdelegado del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, Guillermo Díaz Guerra.

Los cadáveres corresponden a un hombre de unos 80 años, su hija de alrededor de 60 años y el marido de ésta, de unos 70 años, identificado como A.O.R. que, al parecer, tiene un negocio en la zona de Los Cristianos.

Las muertes se han producido por apuñalamiento.

El autor confeso de los crímenes, de 23 años, es hijo adoptivo del matrimonio y fue la persona que avisó a la Policía Local de Arona de que había encontrado a sus parientes muertos en circunstancias violentasen una vivienda de una finca de cultivo de plátanos situada en la localidad de Guaza.

Según fuentes de la investigación el detenido explicó a los agentes, que escuchó ruido en la casa y forcejeó con una persona que huyó. El joven presentaba heridas y cortes en las manos y restos de sangre.

La Guardia Civil llevó al joven a la inspección ocular de la casa, pero poco después procedió a su detención tras comprobar las incongruencias que presentaba su relato, ha precisado Díaz Guerra.

Los hechos ocurrieron entre las cinco y seis de la madrugada. En el lugar se personaron una patrulla y la Policía Judicial de la Benemérita, así como el juez del Juzgado de Guardia de Arona.