Se cumplen 35 años de la primera operación de obesidad mórbida

Menos del 2 % de los enfermos de obesidad, unos dos millones de españoles, pasa por quirófano para someterse a una operación, casi siempre de reducción de estómago, y curar así su enfermedad . Es uno de los datos que se han dado a conocer durante el acto en el que se celebraban los 35 años de la primera intevención de cirugía bariátrica en nuestro pais. Se llevó a cabo en el Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy en Alicante cuando llegó una mujer con una hemorragia en el estómago. Aniceto Baltasar fue el cirujano que la intervino y asegura que "entró por Urgencias intentaron soluconar su hemorragia y allí mismo se le practicó una operación para luchar contra su obesidad".

En la actualidad en España se realizan al año entre 6.000 y 7.000 intervenciones de cirugía de la obesidad, un número "del todo insuficiente", si se tiene en cuenta, entre otras cosas, que el 15 % de la población española tiene problemas de sobrepeso, porcentaje que no deja de crecer año tras año, especialmente en niños y adolescentes. Uno de los operados es Cristóbal Medina quien asegura sentirse muy feliz con sus casi 70 kilos de peso. Este consultor de 49 años hace cuatro pesaba más de 140 kilos. Hoy, con la mitad, su vida es otra, es "la de una persona normal y corriente. Como de todo, hago de todo...".

El doctor Antonio Torres, jefe de cirugía en el Hospital Clínico de Madrid, además de catedrático en la Complutense y presidente mundial de los cirujanos bariátricos asegura que el perfil de estos pacientes es el de individuos con otras patologías como colesterol, hipertensión, artrosis, reflujo..etc... "La falta de conciencia sobre el grave problema que supone la obesidad, así como la desinformación que existe al respecto, son algunas razones -en opinión del doctor Torres- por las que a día de hoy el número de intervenciones de cirugía bariátrica no ha crecido". La cifra irá a más en el momento en que la sociedad se conciencie de que un peso elevado es más que un problema estético, es una amenaza para la salud. Los enfermos que pasan por el quirófano, con una garantía de éxito que supera el 95 % viven de media unos 15 años más que aquellos que no se operan. La cirugía de la obesidad reduce el riesgo relativo de muerte en un 89 %.