Del convento a la web

¿Quién dijo que la tradicion esta reñida con las tecnologías?. 100 conventos y monasterios de toda España se han unido para vender sus productos a través de internet. Y adivinen cual es el producto estrella esta semana santa: las torrijas. Directamente de la cocina de unas monjas de clausura sevillanas a la mesa, en Madrid, en 24 horas.

La herencia culinaria de las órdenes religiosas de clausura femeninas, merece ser conocida más allá de los ámbitos restringidos en que se vende. En muchos casos, el costoso mantenimiento de los conventos y de su patrimonio artístico, depende en gran parte de este trabajo callado realizado en los talleres de la clausura.

Siguiendo recetas seculares, estas monjas elaboran todo tipo de dulces, galletas, yemas, mermeladas y hasta licores digestivos, que realizan solo con productos naturales, en cuya elaboración intervienen sabias manos y ninguna máquina. Por ello el resultado es artesanía pura