Una conquense muerta en Madrid deja su fortuna para educar a niños de su pueblo

Una conquense muerta en Madrid deja su fortuna para educar a niños de su pueblo