Una empresa californiana fabrica un deportivo eléctrico capaz de desafiar un Ferrari

¿Un deportivo eléctrico capaz de competir en aceleración y potencia con un Ferrari? Hasta hace tan sólo 5 años pensar algo parecido habría sido un buen argumento para la ciencia-ficción. Hoy en día ya es posible. Una empresa californiana ha creado los primeros deportivos eléctricos. Los fabrican casi de forma artesanal en Estados Unidos, con fibra de carbono y un enorme panel de baterías acopladas, que rinden una potencia equivalente a 500 caballos. Lo más increíble es que esa potencia eléctrica es capaz de propulsar el modelo, fabricado en fibra de carbono, a una aceleración punta de 0 a 100 km/hr en sólo 3,7 segundos...

Probamos el único modelo que hay en Madrid del Tesla Roadster Sport. Lo tiene un joven empresario escocés, Mark Gemmell, que este martes viajará rumbo a Ginebra para reunirse con el pequeño clan de los que han comprado un modelo como el suyo en Europa. Sólo en España se han vendido 11 unidades, casi todas en Barcelona. En toda Europa, unos 600 coches. Se han citado en Ginebra con motivo del Salón Internacional del Coche que esta semana se celebra allí. Gemmell reconoce que para ir allí en su coche ha tenido que planificar un viaje de no menos de 4 días. Necesitará recargar su coche cada 350 kilómetros. Y no en todos los hoteles, confiesa, le pondrán un enchufe adecuado para poder recargar las 8 horas que necesita su deportivo para continuar al 100%.

En una ciudad como Amsterdam se han vendido 200 modelos como el suyo. Los holandeses tienen beneficios por comprar un coche eléctrico. En la ciudad de los canales, por ejemplo, si un particular se compra un coche eléctrico el ayuntamiento de la ciudad le busca una plaza de garaje gratuita y con enchufe a la red.

Tal vez lo único que hace de este coche un lujo al alcance de unos pocos sea su precio: 90.000 euros.