Los bosques de laurisilva reconquistan Tenerife

Esta semana los Ministros de Medioambiente europeos se reúnen en Oslo para conseguir un acuerdo que amplie la protección a los bosques. Algunos de los bosques más antiguos y valiosos de Europa están en Canarias. El mejor ejemplo es la laurisilva, un ecosistema único que se mantiene en algunas islas del archipiélago canario, formado por casi una treinte de espcies difersnte. Los mejores ejemplos son el bosque de Garajonay en La Gomera, declarado Parque Nacional en 1981 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986 ; el Canal y Los Tilos en La Palma, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1983 , y dos pequeños enclaves en Tenerife: los Parques Naturales de Anaga y Teno.

Un proyecto de las fundaciones Santander y Global Nature, de la Sociedad Ornotológica de Canarias y el Cabildo Insular de Tenerife ha dado un impulso a la laurisilva, reforestando diez hectáreas en el noroeste de la isla. La iniciativa se ha llevado a cabo en tres fincas públicas propiedad del Cabildo: Boquín, Los Partidos de Abajo, y Altos de Arico y Fasnia. Esta iniciativa se plantea como el germen de un corredor ecológico entre los macizos de Anaga y Teno distantes entre sí unos treinta kilómetros. Así lo ha manifestado a Telemadrid, Borja Baselga de la Fundación Santander.

A lo largo de 2010 se han repoblado 9.500 plantones de lauráceas, viñátigos, acebuches, sabinas o madroños, de los cuales han prosperado un 90%, según los datos de la Fundación Global Nature.

Algunas de estas plantas, silvestres en su mayoría, nunca habían sido cultivadas antes. Las semillas fueron recolectadas en su origen y tras pasar por el vivero se han reforestado en los mismos lugares en que se cogieron. El director del vivero "La Tahonilla", José Alberto Delgado, que colabora en el proyecto, ha explicado a TeleMadrid la dificultad de trabajar con algunas de estas especies vegetales.