La barca solar de los faraones sale a la luz

La barca solar de los faraones sale a la luz

La segunda barca solar de Keops, que desde hace 4.550 años permanece sepultada en Guiza junto a la gran pirámide, ha salido a la luz, cuando un equipo de arqueólogos levantó uno de los grandes bloques de piedra que la cubren.

Y los primeros descubrimientos que ha ofrecido han sido un cartucho con el nombre de Keops, el segundo faraón de la IV dinastía, que reinó entre el 2609 y el 2584 a.C., y un jeroglífico sin cartucho con el nombre de su hijo Jafra. Se trata de un trabajo que están haciendo de forma conjunta arqueólogos egipcios y japoneses.

El ministro de Estado para las Antigüedades, Zahi Hawas, y el director de la restauración de la barca solar, Sakuji Yoshimura, profesor de la Universidad Waseda en Japón, fueron los encargados de presentar el proyecto ante un centenar de periodistas entre los que había un nutrido grupo de reporteros nipones.

Japoneses y egipcios colaboran desde hace dos años en el estudio y conservación de la barca, de cuarenta metros de largo y cinco de ancho, que permanece en una cámara subterránea cubierta por bloques de piedra de unas dieciséis toneladas.

La embarcación fue descubierta en 1954 junto a una primera barca, también de Keops, que se exhibe en un museo junto a la gran pirámide en Giza.

A diferencia de ésta, los arqueólogos decidieron no retirar los bloques de piedra que cubrían la segunda barca para no dañarla y realizaron todos los estudios utilizando ondas electromagnéticas y sondas para tomar muestras de la madera de cedro del Líbano de la que está hecho el barco y estudiarlas. Se trata de una barca solar, no funeraria, en la que el faraón podría en su condición de dios, surcar los cielos como Ra.

Una vez restaurada, la embarcación podrá verse en un museo junto al acceso sur a las pirámides de Guiza . Harán falta cuatro años de trabajo hasta que pueda ser mostrada al público.