Tres atrapados en un derrumbe en Almería

El Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora (Almería) ha dispuesto todo lo necesario para que el equipo de rescate que trata de llegar a las tres personas que anoche quedaron sepultadas en su vivienda-cueva pueda trabajar durante toda la noche.

En declaraciones a los medios de comunicación, el alcalde del municipio, Jesús Caicedo, ha subrayado que "nadie se va a mover" hasta que se consiga rescatar a las tres personas, un hombre de 52 años y sus dos hijos, de entre 20 y 25 años.

La puesta en operación de una máquina de gran envergadura procedente de Murcia, sobre las 18.30 horas, ha acelerado de manera notable las labores de retirada de los cerca de 3.000 metros cúbicos que la pasada madrugada cayeron sobre la vivienda-cueva en la que permanecen las tres personas.

No obstante, ya se han puesto en funcionamiento los grupos electrógenos que permitirán continuar con los trabajados durante toda la noche si fuera necesario, ya que resulta prioritario acceder a la vivienda lo antes posible para tratar de rescatar con vida a las personas atrapadas.

Según el alcalde, los trabajos "no van a parar ni un momento hasta que se encuentre a estas personas".

Las grandes dificultades que se han encontrado en las tareas de desescombro, debido al enorme tamaño de las rocas, ha obligado a recurrir a una máquina especial que ha sido traída desde Murcia, y que ha comenzado a trabajar sobre las 18.30 horas.

La máquina está permitiendo acelerar los trabajos de desescombro, y además hacerlo con mayor seguridad para los operarios, puesto que no se descarta que pudiera haber nuevos desprendimientos.

El suceso, ocurrido en una pequeña barriada en la que abundan las casas-cueva, ha generado gran expectación entre los vecinos del municipio, y cientos de ellos se agolpan en las inmediaciones del lugar del desprendimiento para seguir con atención los avances del operativo de rescate.

El desprendimiento, ocurrido sobre las 5.30 horas, ha consistido en la caída de un talud de tierra arcillosa de unos veinte metros de altura, que ha afectado en diferente grado a cinco viviendas de la zona del Castillo, en la barriada del Realengo.

En el momento del suceso, la casa-cueva estaba ocupada por otras dos personas, otro de los hijos, que salió ileso por su propio pie, y la madre, de 48 años, que pudo ser rescatada sobre las 8.15 horas por un pequeño hueco.

La mujer fue trasladada al Hospital de La Inmaculada de Huércal-Overa con varias fracturas, al igual que un joven de 25 años que fue rescatado de otra de las viviendas afectadas por el desprendimiento.

Los equipos de emergencias también pudieron rescatar, de una tercera vivienda, a una mujer de unos 70 años que resultó ilesa.

El alcalde de Cuevas del Almanzora ha destacado el amplio despliegue de medios técnicos y humanos movilizados para intentar el rescate de las tres personas atrapadas lo antes posible, a pesar de la dificultad que representa la gran cantidad de rocas desprendidas.

Los atrapados pertenecen a la misma familia. Se trata de un padre y sus dos hijos adolescentes que se encontraban en una de las casas sepultadas por el deslizamiento. El derrumbe, que ocurría de madrugada, despartaba a los vecinos del municipio almeriense de Cuevas de Almanzora. Allí se afanan técnicos y máquinas para rescatarles con vida.

El desprendimiento, ocurrido sobre las 5.30 horas, ha consistido en la caída de un talud de tierra arcillosa de unos veinte metros de altura, que ha afectado en diferente grado a cinco viviendas de la zona del Castillo, en la barriada del Realengo de Cuevas del Almanzora.

En el momento del suceso, la casa-cueva estaba ocupada por otras dos personas, otro de los hijos, que salió ileso por su propio pie, y la madre, de 48 años, que pudo ser rescatada sobre las 8.15 horas por un pequeño hueco.

La mujer fue trasladada al Hospital de La Inmaculada de Huércal-Overa con varias fracturas, al igual que un joven de 25 años que fue rescatado de otra de las viviendas afectadas por el desprendimiento.

Los equipos de emergencias también pudieron rescatar, de una tercera vivienda, a una mujer de unos 70 años que resultó ilesa.

Las rocas y las toneladas de tierra que se vinieron abajo hacen muy difícil las labores de rescate. Hay que remover todos los escombros para poder llegar hasta los atrapados. Otras dos personas están ingresadas con fracturas. Un joven de 25 años, inquilino de una de las viviendas siutadas junto a la ladera, y una mujer de 48 años, madre de los chavales atrapados. Otro de sus hijos pudo salir ileso.

El pueblo de Cuevas de Almanzora está conmocionado. Las casas cueva son viviendas naturales excavadas en la roca, habitadas durante siglos. De momento se desconocen las causas del deslizamiento.