Un tercio de los mayores atendidos por Cruz Roja no puede encender la calefacción

La mitad de las 360.000 personas mayores atendidas por Cruz Roja se encuentra bajo el umbral de la pobreza, pero, a pesar de que un tercio de ellos no pueden encender la calefacción ni una hora al día, son los primeros en ayudar a su familia.

Por primera vez Cruz Roja ha realizado un análisis específico sobre la situación de las personas mayores en España tras el impacto de la crisis económica, con la información proporcionada a través de una encuesta a 1.112 usuarios de sus programas.

El informe arroja "datos preocupantes" como la gran soledad que padecen muchos de los mayores, a pesar de que son ellos los más dispuestos a dar ayuda a los miembros de su familia con problemas económicos, como han hecho el 33 por ciento de los encuestados, según ha explicado el coordinador general de la institución humanitaria, Antoni Bruel.

"Las personas mayores siguen siendo un gran apoyo para la sociedad y, precisamente, las más pobres son las que más están ayudando a sus familias, aunque la soledad arrasa en la vidas del 46 por ciento de las personas mayores que atendemos", ha dicho.

Esta radiografía muestra las restricciones que está padeciendo es te colectivo, como que el 33,3 por ciento no puede poner la calefacción ni una hora al día o que el 4 por ciento ha dejado de percibir las ayudas de los servicios sociales. El 56 por ciento de estos mayores viven solos, el 22 por ciento con su cónyuge y el mismo porcentaje con hijos u otros familiares.

"A causa de que las personas mayores se ven obligadas a ayudar, sus condiciones de vida están empeorando y se empeñan en ayudar como sea, para que sus familiares no tengan que pedir la ayuda por otra vía".

UNA APORTACIÓN DECISIVA

A pesar de que el 45 por ciento de los mayores tienen la sensación de que la sociedad les percibe como una carga para la economía y la seguridad social, los datos del informe muestran su decisiva aportación a la sociedad. "Está creciendo el número de mayores que tienen la responsabilidad plena de menores de 16 años, que ahora son el 2 por ciento", ha destacado Bruel.

El informe también destaca que en uno de cada cuatro hogares, la persona mayor convive en su domicilio con otros mayores, de los que debe ocuparse. En los dos últimos años, un tercio de los mayores ha necesitado y recibido ayuda, explica Cruz Roja, que se presta mayoritariamente a través de teleasistencia, acompañamiento en el domicilio o a citas médicas, ayuda doméstica o en el trámite de cuestiones de su vida diaria.

Cruz Roja recuerda que los mayores son uno de los colectivos que menos ayuda piden a las organizaciones sociales o a las administraciones. "Tienen una visión utilitarista de sí mismos; piensan que sirven para mantener a su familia como siempre y que si no lo pueden hacer, creen que son una carga y que cuanto antes se vayan mejor", asegura Bruel.

El rostro más común de los mayores que reciben la asistencia de esta organización tiene más de 80 años (64%), está viudo el 62% y la mitad carece de estudios. Respecto a los ingresos, la mitad percibe una pensión de jubilación y vive con menos de 620 euros al mes, un 37 por ciento una pensión de viudedad y un 6,8 por ciento carece de ingresos.